La librería de Chelo

Aquí encontrarás comentarios de libros, poemas, música, lugares mágicos, homenajes, momentos inolvidables, pensamientos, reflexiones y ficción. Un lugar dedicado a las palabras, también a las tuyas, a las que desees dejarnos.

Y tú ¿tienes una?

6 comentarios

De todos, o al menos de casi todos, es conocido que cada 16 de julio se celebra la honomástica de todas las Carmen, Maricarmen, Carmela, Carmina, Carmiña, Carmentxu, Carme, Carmeta -con su variante masculina que es Carmelo- en honor a Nuestra Señora del Carmen, llamada comunmente Virgen del Carmen, patrona del mar, marineros y pescadores.

El día que nací, ya me esperaba la primera Carmen de mi vida. A lo largo de los años fui encontrando más… luego una Maricarmen; después otra Carmen; en la universidad otra; en Málaga dos Carmelas; hace pocos años llegó otra Carmen a mi vida y recientemente una Carme y una Carmeta, así que ya veis que mi vida está plena de Carmen.

Pero dejando aparte el tema religioso, a mí, lo que más me gusta de carmen es su etimología. Siempre se dice que carmen procede del latín canere que significa canto o poema, pero para derivar en carmen ha tenido que sufrir lo que los expertos lingüistas llaman eufonía, que no es otra cosa que la derivación de una palabra sin que cumpla las reglas gramaticales, con el fin de que fonéticamente, suene mejor.

Sin embargo, la procedencia de carmen la podemos encontrar en el término árabe karm que significa vid, viña y por extensión jardín, vergel, viñedo. Así pues, carmen podría considerarse una palabra en la que se ha producido una latinización de un término de origen árabe, no en vano los árabes estuvieron viviendo en la Península Ibérica durante 700 años y nos dejaron una gran riqueza lingüística, además de gastronomía, arquitectura, costumbres, etc..

Pero carmen no sólo es un nombre de mujer, no sólo es un canto o poema, no sólo es un jardín o vergel, también es un lugar -o mejor dicho- varios lugares geográficos. Es una localidad argentina, un distrito costarricense, y en México varios municipios responden a este nombre. Y claro, no podemos olvidarnos de la novela de Merimee, ni de la ópera de Bizet.

Así que -si después de todo ésto- no te has encontrado nunca con un/a carmen debe de ser que te has movido poco, o que no te has dado cuenta.

Chelo Puente, julio 2012

 

Anuncios

Autor: Chelo Puente

Aprender que con certeza, nada tengo que no me des, a conseguir que el corazón se conmueva siempre por el frágil gesto de la belleza. Aprender que sólo soy si tú existes, y es esta la medida que quiero y me define. Aprender para saberse desprender, he aquí el viejo secreto. Aprender... (Fragmento de "Aprendre", poema de Lluis Llach)

6 pensamientos en “Y tú ¿tienes una?

  1. Mama, mama de lo que se entera uno… gracias Chelo … 1b7.

  2. Ya sabes, el saber no ocupa lugar, jejejeje.
    Besos.

  3. Mi madre también es una Carmen. María del Carmen para ser más exacto.
    Gracias por tu recuerdo, Chelo.
    (no me has dicho si te gustó el corto de ‘Los fantásticos libros voladores del Sr Morris Lessmore’, en el que te cito como apasionada de los libros: http://alterfines.wordpress.com/2012/07/09/capacidad-contarlo-todo-si-palabras/ )

Déjame tu comentario, gracias.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s