La librería de Chelo

Aquí encontrarás comentarios de libros, poemas, música, lugares mágicos, homenajes, momentos inolvidables, pensamientos, reflexiones y ficción. Un lugar dedicado a las palabras, también a las tuyas, a las que desees dejarnos.


Deja un comentario

Un amor


un amor

UN AMOR

Alejandro Palomas

Edit. Destino, 2018

 

En el reducido universo familiar de Amalia y sus tres hijos, Silvia, Emma y Fer, el engranaje se mueve al ritmo descompasado de las emociones. Es una familia típica, y sobre todo, muy real. Un cosmos cocido al fuego lento de varias entregas que han atado a miles de lectores. Pero llega un día cumbre en sus vidas. Emma se va a casar y todos se sumergen en las tareas y los remolinos de organizar la mejor boda. La noche previa a la ceremonia, una llamada rompe la armonía familiar. Silvia, Emma, Fer y otros parientes se conjuran para poder celebrar a la vez el aniversario de Amalia, que inevitablemente coincide con la fecha de la boda. 24 horas de acelerón emocional que pondrán a prueba a todos y cada uno y al mismo engranaje familiar.

Tuve ocasión de asistir ayer a la presentación del libro en Barcelona y cruzar algunas palabras con Alejandro Palomas. Todas las respuestas que dio en la charla con el periodista Carles Mesa me cuadraron con lo que yo había imaginado de él a través de sus novelas. De nuevo puedo afirmar que nuestros escritos nos delatan, y de qué manera.

alejandro palomas

Alejandro Palomas – Barcelona, 1967

Pero vuelvo al libro -Premio Nadal 2018- a esa historia de personajes conocidos, ya familiares para los lectores que esperamos sus libros con la esperanza de que nos vuelva a sorprender y comprobar que lo ha vuelto a hacer.

En Un amor no se habla tanto del amor como de la vida en sí, en toda la amplitud de la palabra. La propia Amalia recomienda: tú primero vive y luego ya te enamoras, y razón no le falta, porque vivir es el auténtico acto de amor incondicional.  

Y además de la vida y el amor, entre sus páginas te encuentras, como siempre que lees a Alejandro Palomas, con sentimientos y emociones tan potentes que nos llegan hasta el fondo. La pérdida y la ausencia de los seres más queridos son sentimientos difíciles de gestionar, tanto para esta peculiar, y al mismo tiempo real, familia como para cualquiera de nosotros.  Poco a poco, a medida que avanzas en la lectura, en esa lectura que no quieres que se acabe, surge el amor, el amor entre el lector y los personajes que el autor ha creado para él en un binomio perfecto.

Si no habéis leído aún a Alejandro Palomas, hacedlo ya, no perdáis la oportunidad de disfrutar con sus escritos. Os garantizo que no van a dejaros indiferentes porque la emoción de sus historias permanecerán en vuestro recuerdo.

¡Buenas lecturas, amig@s! 

 

Anuncios


Deja un comentario

El encanto de Simone


“Encanto es lo que tienen algunos hasta que empiezan a creérselo”

dicen que decía la gran escritora

Simone de Beauvoir,


que hoy hubiera cumplido 110 años, si no nos hubiera dejado en 1986.

IN MEMORIAM…

simone

Simone de Beauvoir, 1908 – 1986


9 comentarios

Felices días


Como cada año llegada esta fecha nos deseamos felices fiestas, como si el resto de los días del año no fueran importantes. Pues bien, yo os deseo todo lo mejor que os pueda pasar y con quien mejor lo podáis pasar, no sólo en Navidad o Fin de Año, sino el máximo de días posibles.

Gracias, amigos, por compartir conmigo este rincón que nos ha unido.

¡Felicidad!

navidad

No desaproveches ninguna oportunidad para ser feliz.


Deja un comentario

Alma de cántaro. Crítica 3


ALMA DE CÁNTARO

“A mí siempre me da pena cuando termino un libro que me gusta, así que estoy un poco apenado, aunque contento de haber buceado en tu Alma de cántaro, de haber conocido a los personajes y sus historias individuales y comunes. Tus personajes siempre tienen verdad e interés, y las situaciones por las que pasan son profundas y muy, muy humanas. Tienes el acierto, y eso se da también en La bolsa de lana azul, de guardarte un “conejo en la chistera” para el final, en el que creo que se plantea un verdadero dilema moral. Me pregunto cómo haces para condensar en un libro no largo, historias y personajes que dan tanto de sí.
Por cierto, me encantan los finales abiertos. Enhorabuena y un beso. ¿Para cúando tu siguiente libro? Espero que pronto

Comentario de Juan Carlos Yuste, desde Madrid.

¡Muchas gracias, Juan Carlos!

Si deseas tenerlo me lo puedes pedir a la dirección de correo electrónico
lalibreriadechelo@gmail.com
o en Amazon donde también lo podrás encontrar en papel y en digital.

portada alma de cántaro

 


3 comentarios

Alma de cántaro. Crítica 2


ALMA DE CÁNTARO

“Ya acabé el libro. ¡Otra historia que me ha atrapado! El presente y el pasado hace que se conozca a los protagonistas de esta buena historia.
Ah, que sepas que alguna lágrima cayó. Enhorabuena

Comentario de Lola Leo, desde Madrid.

¡Muchas gracias, Lola!

Si deseas tenerlo me lo puedes pedir a la dirección de correo electrónico
lalibreriadechelo@gmail.com
o en Amazon donde también lo podrás encontrar en papel y en digital.

portada alma de cántaro

 


16 comentarios

Esos momentos


colegioMe gusta salir de casa con tiempo y disfrutar del camino que me lleva hasta su colegio. Hoy hace frío por primera vez este año y por eso me cruzo de acera, para poder bajar por la zona más soleada, sintiendo el tibio calor del sol en la espalda.

Aún no hay nadie esperando. Falta más de un cuarto de hora para que abran la puerta que nos permitirá llegar hasta el lugar donde recoger a los más pequeños. Mientras tanto me siento en el banco que hay frente a la puerta, a una distancia suficiente que me permite observar lo que ocurre en el recinto del colegio. No se oye nada, todo está en silencio, parece mentira que dentro haya centenares de niños, porque sólo escucho el canto de los pajarillos que vuelan de árbol en árbol.

Me encanta este momento de espera que aprovecho para observar todo lo que va ocurriendo. Comienzan a llegar los primeros abuelos y abuelas, también los primeros padres y madres, muchos de ellos con carritos que llevan a los hermanos más pequeños. Los padres y madres hablan entre sí y comentan los avances de sus pequeños escolares.

Empieza a notarse el movimiento en el gran patio que rodea los diferentes pabellones. Veo a las cuidadoras que salen en busca de los pequeños que comerán en el comedor del cole. Ya veo que aparece el primer tren de pequeñines. Todos en fila, agarrados del faldón del abrigo del compañero que va delante, y entre ellos veo a Kilian, con paso firme, carita risueña y en perfecta sintonía con el compañero que le precede, y cediendo el faldón de su abrigo a la compañera que va detrás. Me escondo para que no me vea, no quiero que mi presencia rompa la armonía de lo cotidiano. Unos puestos más atrás una niña tropieza y se cae. Todos acuden solícitos a ayudarla. Parece mentira que con sólo tres años que tienen, ya sepan que hay que ayudar al que se cae. Rápida, la cuidadora que dirige el tren acude en su auxilio. Sin gritar les pide que por favor vuelvan a su sitio, que ya se ocupa ella. No ha sido nada así que, unos segundos después, el tren reanuda su camino hacia el comedor.

hojaMientras observaba a estos pequeños, se ha ido formando un grupo un poco más allá. Son más mayores, ya tienen cuatro años, y entre ellos veo a Víctor, el victorioso, con el abrigo sin abrochar, desafiando al frío, pero está contento, feliz con esa carita de observarlo todo y no perderse nada. Lleva una carpeta debajo del brazo, estoy segura de que son trabajos que ha ido realizando en clase. La lleva con cuidado, deseoso que mostrarles todos sus logros a sus papás.

Ya han abierto la pequeña puerta por la que tengo que entrar a recoger a mi nena bonita, que ya tiene tres años. Mientras atravieso el patio la observo con sus compañeros y con su profesora, que cuida de que cada uno de ellos sea recogido por la persona adecuada. Voy despacio, no quiero que termine este momento tan agradable. Me gusta mucho observarla, como se expresa con sus amigos. Me encanta su carácter abierto y comunicativo y que le guste participar en todo lo que se le proponga. Ya estoy cerca, me ha visto y su carita se ilumina con una preciosa sonrisa. Me da un abrazo enorme y fuerte, como si hiciera mucho más que unas horas desde que nos hemos visto. Ese abrazo me llena de energía y de amor. No puedo ser más feliz.

Mientras se quita las botas para vaciarlas de la arena acumulada en el patio, me cuenta que hoy ha aprendido una letra nueva, es la E, la que parece un peine. Sonrío emocionada al ver lo contenta que se pone cada vez que aprende algo nuevo.

Emprendemos el camino a casa. Ahora no tenemos que ir supercorriendo, como esta mañana verdad, abueli? -me pregunta. No, aunque no debemos entretenernos, que mamá nos espera para comer -le contesto.

Le da tiempo a coger unas hojas que el otoño ha desprendido de los árboles. Para mamá, para papá, para Julia… y ésta para ti, abueli. Nos vamos contentas para casa. Llevo la hoja en una mano y en la otra la manita de la pequeña Olaya. Vamos andando por la acera del sol y, mientras ella me va contando lo que ha hecho hoy en clase, yo pienso que, otra vez, he logrado arrancarle a la vida uno de esos momentos, de esos de felicidad plena.