La librería de Chelo

Aquí encontrarás comentarios de libros, poemas, música, lugares mágicos, homenajes, momentos inolvidables, pensamientos, reflexiones y ficción. Un lugar dedicado a las palabras, también a las tuyas, a las que desees dejarnos.


24 comentarios

El príncipe azul


principe-1

Querido amigo ¿cómo estás?

Hace unos días  que no te escribo ¿verdad?

Hoy te envio este mail para que tengas constancia de un tema relevante. Te voy a contar el cuento más corto y más bonito que has leído en tu vida, ya verás y ya me dirás lo que te parece este inusual cuento.
 
Había una vez una muchacha que le preguntó a un chico si se quería casar con ella. El chico le contesto que No y la muchacha vivió feliz para siempre. Sin lavar, ni cocinar, ni planchar para nadie. Saliendo con sus amigos, acostándose con quien le daba la gana, gastando su dinero en sí misma y sin trabajar para ninguno… y así vivió feliz comiendo perdices, o lo que le daba la gana”.
 

Pero ¿sabes cual es el problema, querido amigo? El problema es que de pequeñas, no nos contaban estos cuentos. Y nos fastidiaron ¡¡con el dichoso príncipe azul!!
  
Te mando un besote grande y otro día te cuento otro cuento.

Anuncios


7 comentarios

Hablando con mi ordenador.


portatilQuerido amigo,

Como ves, esta vez no he tardado tanto en escribirte y es porque ¡lo prometido es deuda! Y ahora te voy a contar lo que aquella mañana hablé con mi ordenador que, para mí, es como si fuera de la familia.

Le decía aquella mañana a mi querido ordenador…

– ¿Ya sabes que tienes que viajar, de vez en cuando, a la nube a dejar nuestras cositas?

– Sí, ya me han dicho mis jefes – me contesta. También me he hecho un bono de viaje, para que nos salga más baratito – me dice ahorrativo él.

– Bueno, pues ya sabes… todas las noches, un viajecito a la nube. Y no me vengas diciendo una mañana, que anoche no me apeteció, que estaba muy cansado, que había quedado… ni nada similar, eh? – le advierto.

– Argg… tú siempre tan exigente, y además te digo que… ¡¡eres una egoista!! – me dice el descarado.

– ¡¡¡ Una egoista yoooo !!!

– Sí, porque siempre tienes prisa y solo quieres recibir, recibir y recibir…  – me dice ofendido.

Y a mí me deja impresionada su resentimiento. Por ello -con todo mi cariño- le digo.

– Anda, no seas tonto… ¿acaso no sabes que estoy enamorada de ti desde el día que te conocí?, que no puedo vivir sin ti, que me sigues fascinando cada día con la cantidad de cosas que sabes hacer – le digo.

Y él vergonzoso, me sonríe. ¡Ay, mi ordenador! en el fondo, es un sentimental. Es como nosotros que necesita palabras cariñosas de vez en cuando… y aquí le tengo, preparándose para los viajes a la nube.

Ya lo ves, querido amigo, hasta el portátil tiene su corazoncito, así que, a partir de aquel día, le trato con mucho mimo y le pido todas las cosas por favor.

Besitos,

2014 © chelopuente


22 comentarios

La nube


nubeQuerido amigo,

Ya lo sé! Ya sé que me vas a decir que te tengo olvidado, lo sé, así que no hace falta que me lo digas tú, pero es que ya sabes que he tenido muchas cosas que me han absorbido el tiempo. Que sí, que ya sé que siempre se puede sacar un momento para escribirte, pero bueno, ya estoy aquí para contarte una cosa muy importante.

Andaba yo un día ojeando la prensa… sí, sí, ojeando sin hache, porque la estaba leyendo por Internet -sin hojas pero con ojos- cuando me encontré con una noticia que hablaba de que en esos días se había celebrado en Madrid una especie de Feria de la Tecnología.

Como ya sabes, estoy entregada a intentar entender este mundo de la tecnología -tan inhóspito para mí- así que decido respirar hondo, relajarme y tratar de ver si entiendo el artículo. En él se hablaba del almacenamiento de datos, supongo que es almacenamiento y no almacenaje, porque debe ser muy importante guardar todos los datos, mucho más que el almacenaje de jamones, por ejemplo… humm, aunque no tan rico. Pero sigo, que en cuanto puedo me desvío del tema de las tecnologías.

nube2Lo que leía, hablaba de un sistema para almacenar datos. Yo, aún estoy en el proceso de entender que los datos se guardan con mucho mimo en algo que creo que se llama servidor, que realmente no sé lo que es, pero que debe servir para servirnos. Bien, pues este lugar que ya está disponible, se llama nube virtual,  y claro, leo ésto y ya doy rienda suelta a la imaginación… ¡¡una nube!!, como la nube donde viven nuestros sueños, nuestros deseos, nuestras emociones… ¡¡santa madonna!! en la misma nube, todos juntitos: los sueños, los deseos, las emociones y los datos. Ésto debe de ser producto de la globalización, y de lo imprescindible de compartir piso para ahorrar, ahora que estamos en crisis.

Después de leer lo de la nube virtual, he pensado que estos eruditos informáticos… que nadie piense que lo de eruditos lo digo con ironía, que realmente pienso que lo son, los que hacen estas cosas tan difíciles. Pues insisto, que estos eruditos, tan aparentemente cuadriculados ellos, en el fondo… son unos soñadores, porque hay que ver el bonito nombre que le han puesto a este sitio.

Así que leo ésto y ya no puedo parar de imaginarme lo bien que estarán allí todos compartiendo experiencias y buenos momentos. Me imagino a Madame Bobary, hablándole de infidelidades a Teresa de Jesús; a Marx, departiendo postulados filosóficos con Tomás de Aquino; a Bakunin jugando al dominó con Hegel; al índice Nikey, leyendo los versos de Espriu; al deshielo galopante del Ártico, argumentando sus motivos, a aquel primo que no creía en el cambio climático; a los gustos literarios de los libreros, peleándose con las cifras de los más vendidos; a Kiri Te Kanawa coreada por Los Chichos… y tantas situaciones más, y pienso… qué mundo tan fascinante debe ser éste de los informáticos.

Con estos pensamientos me dormí, y con ellos me he levantado. Cuando esta mañana, le decía yo a mi ordenador…

Bueno, la conversación que tuve con mi ordenador te la cuento otro día, que ahora tengo mucha prisa.

Que sí, que sí, que te prometo que te escribo y te lo cuento, de verdad de la buena.

Besitos,

2015 © chelopuente


24 comentarios

Selección de personal


Selección de personal 4Querido amigo,

Ya sé, ya sé que hace mucho tiempo que no te escribo, pero es que ahora estoy más entretenida. No, no creas que no me acuerdo de ti, que sí y no pienses que te escribo poco porque te quiero menos, que no es así.

Bueno, que me enrollo. Lo que quiero contarte es una cosa que me contó un amigo mío el otro día que quedé con él a cenar. ¿Sabes dónde? en ese restaurante japonés que hablamos un día. Que sí, que sí que ya sé que te dije que iría contigo, pero bueno ya iremos otro día, que no hace falta que te pongas así.

Pero yo lo que quería contarte es que este amigo trabaja en el departamento de Selección de Personal de una empresa grande y me contó que el otro día entrevistó a un chico para un puesto que tenían que cubrir y claro, a él le gusta seleccionar gente que, aparte de tener los conocimientos técnicos necesarios para el puesto, tenga también un grado adecuado de cultura en general. Ya sé que para ser comercial de herramientas no hace falta saber de Historia, pero qué quieres, a él le gusta tener en la Empresa a gente con cultura, así es mi amigo.

Como te decía, entrevistaba a un chico y ésto fue lo que pasó:

– ¿Tienes conocimientos de la Historia de España Contemporánea? -le preguntó mi amigo.
– Uy, la Historia Contemporánea de España era mi asignatura favorita -contestó el muchacho.
– Entonces, sabrías decirme una colonia importante de España en el s. XX
– ¡Por supuesto! NENUCO

Pues sí, te lo cuento como me lo contó él. ¿Que te parece un chiste? No, no, si mi amigo no es de los que le gustan los chistes, que él es un chico muy serio y me dijo que ésto era verdad, verdadera.

Ves, luego dices que no te escribo y es que eres un excéptico y no te crees nada de los que te cuento. Que sí, que sí, que te seguiré escribiendo, pero ahora te dejo que tengo mucho que hacer.

Besitos,

abril, 2014 © chelopuente

 


6 comentarios

La niña es artista


WhatsappQuerido amigo: 

Hoy te voy a contar una cosa muy curiosa que le ha pasado a una amiga mía y que me contaba el otro día, mientras nos tomábamos un café en ese sitio que te gusta tanto a ti. Ella tiene dos hijos -un niño y una niña, ya adolescentes… ¡pues claro que hablo de mi amiga! Que no, que no, que esto no es un relato, que es una verdad verdadera. Sigo… Pues resulta que un día le puso un mensaje a su hija… Que sí, que ya sé que ahora los mensajes se llaman whatsapps, pero éso no importa para lo que te voy a contar, que no paras de interrumpirme, y así no acabaré nunca.

Como te decía, le puso un mensaje a su hija para que fuera adelantando la comida, porque a ella se le había hecho un poco tarde. Y mi amigapatatas se quejaba de que su hija no leyó bien el mensaje, porque no se implica nada en la cocina, pero claro, yo le dije que su hija es una artista y lo que sabe hacer de maravilla es pintar, que por éso quiere estudiar Bellas Artes y que yo creo que terminará siendo una gran pintora. Además, también le dije que su acción había sido un pelín machista… -¡no, no, la de la hija no! la de mi amiga- porque el mensaje se lo tenía que haber puesto a su hijo, que tiene una habilidad especial para los sabores, olores, texturas y que -en la cocina- hace maravillas. Y mi amiga, no tuvo más remedio que darme la razón, porque las dos creemos que su hijo terminará siendo un gran chef.

Bien, pues esto era lo que quería contarte. Ah! ¿que quieres saber de qué trataba el mensaje para poder hacerte una idea?. Claro, claro, tienes toda la razón, que me había despistado…

“Preciosa. Coge las patatas del cesto,
pelas la mitad y las hierves, por favor.
Llego en media hora. Besitos”

Y, mi amiga se enfadó porque se encontró con ésto, que hasta le hizo una foto… Pero -como yo le dije- si es que su hija lo que hizo fue interpretar su mensaje desde la creatividad de una artista.

Otro día te escribo más. Besitos.

octubre, 2013 © chelopuente


10 comentarios

Días D


diasQuerido amigo:

Sí, sí, ya estoy de vuelta de mis vacaciones. Bueno en realidad hace más de un mes que he vuelto, pero no he tenido tiempo de escribirte. Pero hoy te voy a contar algo que me pasó el otro día.

Verás. La otro mañana estaba sentada en una terraza tomando un café, sí, sí, en una terraza, porque, aunque estemos ya en otoño, aún las mañanas soleadas son muy agradables para sentarse fuera.

Como te decía, estaba allí tomando mi café y en una mesa de al lado había tres chicas -de unos cuarenta años más o menos- que charlaban animadamente de las vacaciones, de sus parejas, en fin, ya sabes, de sus cosas.

Al estar sola, irremediablemente, oía lo que decían, pero no porque yo sea una cotilla, sino porque estaban justo a mi lado. Pero realmente empecé a prestar atención intencionada cuando escuché ésto que te voy a contar…

– Oye, vosotras ¿cuándo haceis el amor? ¿con qué frecuencia? – preguntó la rubia.
– Yo todos los fines de semana -contestó la morena.
– Ah! pues muy bien, viernes, sábado y domingo -dijo la morena- ¿y tú?.
– Yo, los dias que empiezan por M -contestó.
– Bueno, no está mal, martes y miércoles -dijo la rubia.
– ¿Y tú, Neus, que no dices nada? – preguntaron las dos al unísono a la amiga peliroja que no había hablado.
– Yo, los días que empiezan por D -contestó.
– ¡Uy, pobrecita, sólo los domingos! -se asombraron sus amigas- claro,será porque no tienes pareja estable…
– No, es porque… ¡soy catalana!… Dilluns, Dimarts, Dimecres, Dijous, Divendres, Dissabte y Diumenge.

Figúrate, querido amigo, la cara que se les quedó a sus amigas, que se pensaban que ella lo tenía más difícil, jajaja. 

Bueno, otro día te cuento más cositas.

Besitos.

octubre, 2013 © chelopuente


15 comentarios

Sabiduría estudiantil


muro de berlinQuerido amigo:

Te escribo otra vez antes de irme de vacaciones para contarte una cosa que le pasó a un amigo mío y que me contaba el otro día que quedamos a cenar. ¿Cómo que dónde cenamos? Eso da lo mismo para lo que te voy a contar, que no tiene nada que ver con la cena, ni conmigo, que es con él, que le pasó a él.

Bueno, a lo que iba. Me contaba mi amigo -catedrático de Biología en un instituto- que cuando estaba ya el curso acabado y se reunieron en el claustro de profesores para poner las notas a sus alumnos de bachillerato y ver que asignaturas aprobaba cada uno, la profesora de Historia Contemporánea contó esta anécdota, que ya verás.

Una mañana -esta profesora- hablaba a sus alumnos del final de la Segunda Guerra Mundial y de la posterior división de Alemania en occidental y oriental, de su origen, causas, consecuencias, etc. cuando se le ocurrió preguntar.

– ¿Alguno de vosotros ha visto el muro de Berlín?
– Yo no – contestó el gracioso de la clase- Es que no soy amigo suyo en Facebook.

agua de cocoTodos los profesores del claustro se echaron a reir por la ocurrencia del alumno, y entonces mi amigo habló de lo que le ocurrió una mañana en su clase de química.

– ¿Alguno puede decirme el significado de la fórmula química H2O + CO + CO?
– Yo me lo supermegasé, profesor -contestó la más piji de la clase.
– Muy bien, dinos, Yesi.
– Pues AGUA DE COCO, todo el mundo lo supersabe, dijo con sonrisa triunfadora.

Así que ya ves, amigo mío, la paciencia que tienen que tener los profesores para poder formar a nuestros adolescentes. Bueno, te dejo que me tengo que terminar de preparar la maleta para las vacaciones. Sí, ya he metido los bikinis y la crema del sol también. Claro que he metido el cepillo de dientes, que eso no se me olvida, mira que tienes unas cosas.

¿Que si te volveré a escribir? Pues claro que te volveré a escribir, pero ya cuando vuelva. Venga no me pongas esa carita, que estoy aquí en un plis.

Besitos,

agosto, 2013 © chelopuente