La librería de Chelo

Este es el blog de Chelo Puente, donde descubrirás algo sobre mí a través de las palabras escritas y leídas.


2 comentarios

Hoy llueve


Desde la parada del autobús veo la Universidad aún vacía. Solo de vez en cuando algún alumno cruza por el campus, quizá ultimando los trámites finales de su matrícula, o escogiendo alguna asignatura de elección dudosa.
Hoy llueve y el cielo está muy gris, es un día preludio del otoño. A mí me asalta la nostalgia y el recuerdo de aquellos años, ya lejanos, cuando esperaba expectante el inicio de un nuevo curso universitario.

20190913_111013629571461.jpg

 

Anuncios


8 comentarios

El mejor regalo


El miércoles pasado fue mi cumpleaños y vinieron a comer a casa mis nenas bonitas. Me trajeron este puñado de monedas…

monedas

-Es nuestro regalo de cumpleaños. Te puedes comprar un vestido o mejor un jersey para cuando llegue el otoño -me dijo mi nena mayor de 5 años.

jersey

Y yo la he hecho caso y me he comprado este jersey del más puro estilo parisino, para cuando lleguen los primeros fríos de otoño. Ha sido mi mejor regalo.

 


2 comentarios

Dicen que no hablan las plantas…


rosalia

Rosalía de Castro. 1837 – 1885

El verano es un tiempo ideal para la poesía y aún más si se trata de este poema de

 

ROSALÍA DE CASTRO

poetisa y novelista gallega. Escribió tanto en gallego como en castellano, y vivió en la segunda mitad del siglo XIX. Una de las figuras más importantes de nuestra literatura.

.

Dicen que no hablan las plantas, ni las fuentes, ni los pájaros

Dicen que no hablan las plantas, ni las fuentes, ni los pájaros,
ni el onda con sus rumores, ni con su brillo los astros,
lo dicen, pero no es cierto, pues siempre cuando yo paso
de mí murmuran y exclaman:
Ahí va la loca soñando
con la eterna primavera de la vida y de los campos,
y ya bien pronto, bien pronto, tendrá los cabellos canos,
y ve temblando, aterida, que cubre la escarcha el prado.

Hay canas en mi cabeza, hay en los prados escarcha,
mas yo prosigo soñando, pobre, incurable sonámbula,
con la eterna primavera de mi vida que se apaga
y la perenne frescura de los campos y las almas,
aunque los unos se agostan y aunque las otras se abrasan.

Astros y fuentes y flores, no murmuréis de mis sueños,
sin ellos, ¿cómo admiraros ni cómo vivir sin ellos?


Deja un comentario

Un mar violeta oscuro


un marUN MAR VIOLETA OSCURO

Ayanta Barilli

Edit. Planeta, 2018

Una maldición recorre las vidas de Elvira, Ángela y Caterina: elegir a hombres que no las supieron amar. Elvira se casó con Evaristo, un demonio que sembró el miedo y la locura. Su hija Ángela renunció a sí misma por un marido ausente, siempre en los brazos de otras, incapaz de ocuparse ni de ella ni de sus hijas. Y la indómita Caterina, tercera de la saga, acabó enamorada de otro ser diabólico, sin tener conciencia del peligro que corría. Sólo Ayanta, última descendiente, se enfrentará a su herencia transitando el camino de los recuerdos y de la verdad.

Lo cierto es que me he resistido a leer esta novela por dos razones que a mí me condicionan: una, que haya sido finalista del pasado Premio Planeta. La otra, que es hija de quien es. Pero como he decidido no dejarme condicionar la he leído y tengo que reconocer que la historia me ha gustado.

ayanta

Ayanta Barilli. Roma, 1969

No sé si hay algo de autobiográfico en ella, si tiene algo que ver con las mujeres de su familia o no, pero es una historia de mujeres que se ven condicionadas por la sociedad de su época, como muchas mujeres, como en muchas novelas y por estar unidas a hombres bastante despreciables en un continuo desamor. Sólo la joven Ayanta parece escapar de esta especie de maleficio que recae sobre las mujeres de la familia.

Como dato curioso destacaría que la trama está contada por cada una de ellas pero sin un orden aparente, lo que me ha llevado en ocasiones a volver atrás en la lectura para saber quién es la que está contando en ese momento. Múltiples narradores, en este caso narradoras, que parece que está de moda porque ya lo he visto en otras novelas y que aún no estoy segura de que me guste.

Por lo demás, os recomiendo su lectura para estas vacaciones.

¡Felices lecturas, amigas y amigos!


4 comentarios

Buen viaje, Carmen Jodra


 

carmen

Carmen Jodra. Madrid, 1980 – 2019

El pasado 24 de julio emprendía su último viaje la joven poeta madrileña

CARMEN JODRA

Cuando solo tenía 38 años se nos fue para siempre a causa de un maldito cáncer que se la llevó hasta las estrellas, donde viven los versos.

Era licenciada en Filología Clásica por la Universidad Autónoma de Madrid y en 1999, con solo 19 años obtuvo el Premio Hiperión, con su libro Las moras agraces, que consiguió un gran éxito, además de ser reeditado seis veces. Todos vieron en ella una auténtica promesa de la poesía, porque ya era la más brillante de su generación.

Como homenaje a esta mujer que nos dejó demasiado pronto, no hay nada mejor que sus propias palabras convertidas en versos.

Tampoco es esto lo que yo buscaba…

Tampoco es esto lo que yo buscaba.
Es mucho, pero aún no es suficiente.
No es más que otro camino diferente
que no lleva tampoco a parte alguna.

La pena sigue, si el placer acaba;
el más bello pecado no es potente
para cambiar las cosas, y el doliente
llora como lloró desde la cuna.

Ni la perversidad más deliciosa
logrará que me sienta yo dichosa,
como antes la virtud no lo lograba.

Ya tengo, y hago, y soy, lo que prefiero;
          de acuerdo, claro… pero
tampoco es esto lo que yo buscaba.

¡Buen viaje, Carmen Jodra!


1 comentario

Chaika


Cosmonaut Valentina Tereshkova

Valentina Tereshkova, ingeniera y cosmonauta rusa ya retirada, nació en 1937 en la aldea de Bolshoye, óblast de Yaroslavl, en el centro de Rusia. Sus padres habían llegado como emigrantes procedentes de Bielorrusia. En una fábrica textil trabajaba su madre y tractorista era su padre, por lo que se deduce que era de origen humilde.

Tereshkova comenzó a ir a la escuela en 1945 a la edad de ocho años, pero la abandonó ocho años después, aunque continuó su educación a través de diferentes cursos por correspondencia. Pronto se interesó por el paracaidismo y con 22 años realizó su primer salto, cuando aún era una trabajadora textil. Este hecho la encaminó hacia su selección como cosmonauta, y fue escogida para unirse al grupo femenino de cosmonautas. De más de cuatrocientas candidatas, cinco fueron seleccionadas y Valentina Tereshkova la elegida para realizar un viaje al espacio.

Su proceso de instrucción incluyó pruebas de aislamiento, pruebas en centrifugador, teoría de cohetes, vuelos de ingravidez, naves espaciales de ingeniería, 120 saltos en paracaídas y formación de piloto en aviones de combate.

En 1963 Valentina Tereshkova se convirtió en la primera mujer y primer civil que voló al espacio, aunque para ello la tuvieran que incluir, de forma honorífica, en las Fuerzas Aéreas Soviéticas. Su señal de llamada en este vuelo fue CHAIKA (gaviota en ruso), nombre que se le asignó en su honor a un asteroide. 

cráter

Cráter lunar Tereshkova

A pesar de las incomodidades y de los vómitos, Tereshkova pudo aguantar 48 vueltas alrededor de la Tierra, mantuvo el cuaderno de bitácora y tomó fotografías del horizonte, que tiempo después ayudaron a descubrir aerosoles atmosféricos. Aterrizó en el territorio de Altái tres días después y el vuelo finalizó con éxito.

Como dato curioso, en 1964 tuvo una hija, Yelena Andriánovna, que estudió y se convirtió en médico, pero lo curioso de esto no es que se convirtiera en médico sino que Yelena fue la primera persona nacida de padres que habían viajado al espacio.

En la cara oculta de la luna existe un cráter, el Cráter lunar Tereshkova que lleva su nombre como recuerdo de su gran azaña.

¡Otra mujer extraordinaria que ha pasado por la historia del mundo!


Deja un comentario

Buen viaje, maestro Camilleri


El comisario Montalbano (cuyo nombre es un homenaje al que fue su gran amigo Manuel Vázquez Montalbán) se queda huérfano y yo triste recordando, además de su serie del comisario italiano, aquellas novelas más intimistas, más delicadas, más intensas. Hoy nos ha dejado el hombre pero el escritor se queda con nosotros.
Había dicho que de sus 15 amigos de la infancia ya solo quedaba él, que poco a poco la vida le iba dejando solo, sin embargo él se aferró a la escritura y le mantuvo en forma hasta el final, incluso después de haberse quedado ciego.

¡Buen viaje, maestro Camilleri!

camilleri

Andrea Camilleri. Italia, 1925 -2019