La librería de Chelo

Este es el blog de Chelo Puente, donde descubrirás algo sobre mí a través de las palabras escritas y leídas.


15 comentarios

Novela de ajedrez


Portada del libro

Portada del libro

Novela de ajedrez

Stefan Zweig

Edit. Acantilado

 

Una y otra vez me agradezco a mí misma haber descubierto al escritor Stefan Zweig y en esta ocasión he vuelto a disfrutar de la brevedad maravillosa de Novela de ajedrez, en donde en menos de 100 páginas nos vuelve a dejar maravillados.

Sin capacidad para cualquier otra actividad intelectual, Mirko Czentovicz se reveló, ya desde niño, como un genio del ajedrez, del que ha llegado a ser campeón del mundo. Pero, en un viaje en barco de Nueva York a Buenos Aires, se le presenta un enigmático contrincante: el señor B., noble vienés que huye de los nazis.

Stefan Zweig, 1881 - 1942

Uno de los pasajeros del vapor se acerca a los dos personajes acompañando al lector a la confrontación entre los dos jugadores.

El señor B. tiene una larga conversación con el pasajero del barco encargado de convencerle para jugar la partida. En esta conversación, Stefan Zweig nos proporciona las claves sobre la capacidad de resistencia de un hombre encarcelado, en soledad y sometido a una presión inhumana. Es precisamente esa situación, vivida durante la presión nazi, lo que hace del comportamiento del señor B algo extraordinario y por ello necesita ayuda, porque teme volver a perder el control, porque no podría soportar volver a vivir esa locura.

Como siempre que leo algún libro con tan pocas páginas, me maravillo de que un escritor consiga una novela tan impresionante y magistral como ésta en tan poco espacio.

¡¡Felices lecturas, amigos!!

abril, 2014 © chelopuente


4 comentarios

Jack Kerouac


Kerouac_by_PalumboUn día de otoño como hoy pero de hace 44 años, moría en Florida el novelista y poeta Jean-Louis Kerouac, conocido como

JACK KEROUAC

uno de los más destacados escritores estadounidenses del siglo XX. Integrante y uno de los máximos representantes de la llamada Generación Beat y creador de la mítica En el camino, considerada esta novela como el manifiesto de la mencionada Generación Beat.

Durante su corta vida -murió con 47 años- viajó recorriendo EE.UU -como los beats- tratando de encontrar su lugar en el mundo y un estilo literario para sus escritos, cuyo resultado fue su prosa espontánea, como él mismo definió su forma de escribir.

Su desarraigo le llevó a rechazar los convencionalismos de la sociedad de los años 50, y en la búsqueda desesperado por encontrarse a sí mismo, recurrió a la religión, a la espiritualidad, a las drogas y al alcohol, que acabaron con su vida.

Este estilo de vida recorriendo espacios sin tener un lugar propio que inspiró Kerouac y que definió a los jóvenes de la Generación Beat, influyo profundamente en la música, siendo uno de sus mayores exponentes la figura de Bob Dylan.

IN MEMORIAM…

21 octubre, 2013 © chelopuente
Fotografía de Tom Palumbo, 1956


3 comentarios

Decía mi abuela…


 

Decía mi abuela que para descansar sólo había que cambiar de trabajo, y éso es lo que solemos hacer en las vacaciones. En lugar de pasar los días en la rutina cotidiana, cambiamos nuestro trabajo.

Aprovechamos los días de nuestras merecidísimas vacaciones para viajar, por ejemplo. Si decidimos visitar alguna nueva ciudad, exprimimos nuestro tiempo al máximo. Si podemos, tomamos el primer vuelo (madrugón garantizado) y nos volvemos en el último, por aquello de aprovechar al máximo. Madrugamos para ponernos en marcha, caminamos por la ciudad -plano en mano- todo lo que nuestras fuerzas nos permiten, porque de todos es sabido que pateando las calles, es como mejor se conoce un lugar. Cuando tomamos un medio de transporte, lo hacemos por necesidad, porque la distancia es demasiado larga, o bien porque queremos tener -también- una opinión sobre ellos, es entonces cuando nos preguntamos si será muy diferente el Metro de Londres del de Madrid, por ejemplo y empezamos a bajar las escaleras.

Y así vamos disfrutando de nuestros días libre -al menos yo los disfruto así- por partida triple. Primero: preparando el viaje. Segundo: viviendo el viaje. Tercero: recordando el viaje.

Finalizada nuestra andadura, regresamos agotados, habiendo trabajado un montón, pero con esa carita de satisfacción de haberlo pasado genial y con fuerzas para empezar una nueva vuelta al cole.