La librería de Chelo

Este es el blog de Chelo Puente, donde descubrirás algo sobre mí a través de las palabras escritas y leídas.


7 comentarios

Suite francesa


Portada del libro

Portada del libro

SUITE FRANCESA

Irène Némirovski

Traducción de José Antonio Soriano Marco

Edit. Salamandra

Imbuida de un claro componente autobiográfico, Suite francesa se inicia en París los días previos a la invasión alemana, en un clima de incertidumbre e incredulidad. Enseguida, tras las primeras bombas, miles de familias se lanzan a las carreteras en coche, en bicicleta o a pie. Némirovsky dibuja con precisión las escenas, unas conmovedoras y otras grotescas, que se suceden en el camino: ricos burgueses angustiados, amantes abandonadas, ancianos olvidados en el viaje, los bombardeos sobre la población indefensa, las artimañas para conseguir agua, comida y gasolina. A medida que los alemanes van tomando posesión del país, se vislumbra un desmoronamiento del orden social imperante y el nacimiento de una nueva época.

Según se sabe por sus notas, Suite francesa fue pensada como una composición en cinco partes, como cinco son los tiempos de una suite musical, que fue la idea de la autora, de ahí su título. Sin embargo sólo pudo escribir dos de las cinco, que son las que podemos leer. En ellas nos describe un retrato intimista de la burguesía ilustrada francesa durante la ocupación alemana, donde su presencia despertará odios, pero también historias de amores ocultos y colaboracionismo.

Irène Némirovsky - 1903-1942

Irène Némirovsky – 1903-1942

Como decía anteriormente, la historia tiene dos partes: Tempestad en junio, donde describe la huida de las familias parisinas de los bombardeos de París. Se retratan familias y personajes de todo tipo que, ante la desesperación del momento, se roban unos a los otros el agua, la comida o la gasolina sin importar su condición social. En Dolce, la estructura es de una novela y la trama se sitúa en un pueblo llamado Bussy, que es ocupado por los alemanes durante tres meses, tiempo en el que conviven con las gentes del lugar y entre los que se suscitan sentimientos contrapuestos: desconfianza y aceptación, odio y amor, resignación e incluso simpatía. 

Hace tiempo que quería leer Suite francesa, pero me resistía a hacerlo por el temor a que me encontrara con una narración de un tiempo de guerra vivido personalmente por la autora, y que este hecho -era mi temor- no le hubiera permitido distanciarse del drama que ella misma estaba viviendo, pero me alegra decir que mis temores eran infundados porque ha dotado a la narración de una extraordinaria lucidez, pero también de un desasosiego exento de sentimentalismos, para mostrarnos el reflejo fiel de una sociedad sin rumbo. Su realismo es una radiografía fiel de un país que la ha abandonado a su suerte, como a ella misma abandonó. Irène Némirovxky no llegó a vivir el momento del final de la guerra, pero fue capaz de abstraerse y plasmar un testimonio profundo y conmovedor del ser humano.

La edición de la editorial Salamandra incluye también un gran número de notas de la autora, donde se nos revela como una escritora metódica, que no dejaba sitio a la improvisación. A pesar de la escasez de papel y del peligro que corría su vida, nos ha dejado un auténtico manual de cómo nace una obra literaria. En esas notas descubrimos su afán de escribir una historia que perdurara en el tiempo y así, podemos encontrar una fechada el 2 de junio de 1942, en la que decía: “no olvidar nunca que la guerra acabará y que toda la parte histórica palidecerá. Tratar de introducir el máximo de cosas, de debates que puedan interesar a la gente en 1952 o en 2052…” y lo ha conseguido de forma magistral, porque han pasado más de setenta años, pero siguen existiendo el amor, las guerras, los sentimientos, la envidia, la desconfianza…

Hace poco os dejé un comentario de la película, que no está mal, pero que en ningún caso ha captado la grandeza de esta obra literaria. Ahora que he leído esta maravilla inconclusa sólo puedo pensar cómo habría sido leer la suite completa. Sí lo sé, hubiera sido sublime.

¡Felices lecturas, amig@s!


6 comentarios

Suite francesa – película


Suite_francesa-340110441-largeTítulo original: Suite française
Año: 2014
Estreno en España: 8 de mayo 2015
Duración: 107 min.
País: Reino Unido
Director: Saul Dibb
Guión: Matt Charman, Saul Dibb (Libro: Irène Némirowsky)

Música: Rael Jones
Fotografía: Eduard Grau
Reparto: Michelle Williams, Matthias Schoenaerts, Kristin Scott Thomas, Sam Riley, Margot Robbie, Ruth Wilson, Alexandra Maria Lara, Tom Schilling, Eileen Atkins, Lambert Wilson
Productora: Coproducción Reino Unido-Francia-Canadá; Alliance Films / Qwerty Films / Scope Pictures

 

Lucile Angellier (Michelle Williams) es una hermosa joven que aguarda noticias de su marido, prisionero de guerra, mientras lleva una sofocante existencia junto a su controladora suegra (Kristin Scott Thomas) en Bussy, un pequeño pueblo de la Francia de 1940. Ambas viven ajenas a la realidad de la guerra hasta que un grupo de refugiados parisinos llega a la localidad huyendo de la ocupación, al que le sigue un regimiento de soldados alemanes que establecen sus residencias en los hogares de los habitantes del pueblo.

En casa de los Angellier, Lucile intenta en un principio ignorar a Bruno (Matthias Schoenaerts), el elegante y refinado oficial alemán a quien se le ha encargado vivir con ellas. Una historia ambientada en los años 40, durante la ocupación alemana del ejército nazi en Francia. 

Portada del libro

Portada del libro

Como todos sabéis, la película se basa en la novela póstuma de Irène Némirovsky. Sin embargo la película narra solamente una parte de ella, la del amor que surge entre Lucile, una joven francesa que tiene a su marido en el frente, y Bruno, un oficial alemán, en los años convulsos de la guerra, donde mantener una relación sentimental y secreta con el enemigo carecía de cualquier romanticismo. Por eso no entiendo cómo en algunos comentarios se la cataloga como romántica.

En Suite francesa chocan las convicciones morales, se pone en juego la valentía y la solidaridad, ya que los propios vecinos del pueblo de Bussy se delatan unos a otros a cambio de una supuesta salvación. Creo que, más que de mostrar el horror de la guerra o de recrearse en la historia de amor, la película trata de mostrar la vida enjaulada de los protagonistas en una historia sin final feliz, como corresponde a ese tiempo convulso que afectó a millones de personas.

Pienso que uno de sus puntos fuertes es la interpretación de los actores Michelle Williams y Matthias Schoenaerts que logran transmitir una complicidad especial entre ellos. Pero, sobre todo, destacaría la interpretación de Kristin Scott Thomas que logra transmitir una gran tensión.

En mi opinión, Suite francesa merece ser vista, aunque pueda defraudar a los que ya hayan leído la obra de Irène Némirovsky. Yo he esperado a ver la película primero y anoche mismo empecé la lectura. Entre sus páginas me he encontrado con ella, con su fuerza, con sus maravillosas descripciones, con el dolor que supone ser un desplazado, con el horror de la guerra, con el miedo a los bombardeos… todo con lo que no me he encontrado en la película, y eso que  sólo he leído un quince por ciento de la novela.

Bueno, amigos, podéis ver la película pero, sobre todo, si no habéis leído a Irène Némirovsky, no dejéis pasar la oportunidad de hacerlo. Aquí en el blog encontraréis mis comentarios a obras ya leídas y muy pronto encontrareis el de Suite francesa.

Ah! casi se me olvida: la música de Rael Jones ¡maravillosa!

¡Buen cine, amig@s!