La librería de Chelo

Este es el blog de Chelo Puente, donde descubrirás algo sobre mí a través de las palabras escritas y leídas.


8 comentarios

Y las montañas hablaron


y las montañas hablaronY LAS MONTAÑAS HABLARON

Khaled Hosseini

Edit. Salamandra

Hasta ahora no había leído nada del escritor Khaled Hosseini y -por fin- me decidí a hacerlo con su última novela Y las montañas hablaron, que ha publicado recientemente la editorial Salamandra.

Abdulá, de 10 años, y su hermana Pari de 3, viven con su familia en una paupérrima aldea de Afganistán. Con el fin de poder sobrevivir, el padre decide vender a la pequeña Pari a un matrimonio rico de Kabul, lo que deja a Abdulá hosseinisumido en una gran tristeza ante lo inevitable. Como indica la propia Parwana (madrastra de los niños) «Tenía que ser ella. Lo siento, Abdulá. Tenía que ser ella el dedo cortado para salvar la mano…» A partir de aquí, la distancia entre los dos queridos hermanos se hace dolorosa, aunque entre ellos siempre permanecerá el vínculo del cariño que se profesan, si bien no vuelven a verse hasta pasados más de cincuenta años.
 
A partir de aquí se desarrollan varias historias vinculadas entre sí, en momentos diferentes del tiempo y lugares tan distintos como la aldea afgana, Kabul, París, la isla griega de Tinos y San Francisco, pero -en mi opinión- no consigue una perfecta cohesión entre lugares, historias y personajes, que nos envuelva y nos rodee de emoción.

Sin embargo, todo el mundo parece alabar la nueva novela del autor de Cometas en el cielo y Mil soles espléndidos, pero a mí no me ha fascinado tanto como, al parecer, lo ha hecho a Vargas Llosa, que ha dicho de ella «…cuando una novela está lograda, cuando consigue capturar enteramente nuestra atención, fascinarnos y hechizarnos, esa novela nos hace sentir esa posibilidad de lo infinito…» Y no digo que no me haya gustado, que me he leído sus 384 páginas al completo, es que esperaba algo más, esperaba fascinación, y esa no ha llegado. Tendré que leer algo más de Khaled Hosseini, este escritor afgano, para ver si termina fascinándome.

¡¡Felices lecturas!!

octubre, 2013 © chelopuente


10 comentarios

Tiempo de inocencia


tiempo de inocenciaTIEMPO DE INOCENCIA

Carme Riera

Edit. Alfaguara, 2013

En esta ocasión Carme Riera, con Tiempo de inocencia, nos regala un libro de experiencias, sensaciones, un libro de memoria, de aquella memoria de una niña de diez años que ha perdurado hasta la madurez.

La pequeña Carme, que la propia autora define como una niña tímida, temerosa, asustadiza y feúcha, nos presenta un recorrido por su infancia en Mallorca, en el seno de una familia acomodada de los años 50-60, de sus veranos en la casa de la playa de Sa Marineta, de sus días de colegio de monjas, de sus conversaciones con su abuela, de los personajes literarios que pasaron por su casa, de su temor al frío, de sus miedos al infierno y de un cúmulo de sensaciones más.carme_riera

Pero, no sólo es un libro de sensaciones, porque también es un libro de libros, de su afán por la lectura, aun en su más tierna infancia. Aquellos libros leídos, aquellas historias escuchadas sobre sus antepasados, le han proporcionado la sabiduría suficiente para poder crear una obra literaria extensa y dar forma a unos personajes inspirados en aquellas historias.

La Mallorca rural, anterior a que llegaran los asesinos del paisaje y las calamidades turísticas -en palabras de la propia autora- tiene un protagonismo importantísimo en la vida de la pequeña Carme, que se asomaba al balcón para ver jugar a los niños en la calle, cosa que a ella le estaba vedada. Aquella Mallorca de las fiestas populares, de los oficios desaparecidos, de las palabras en desuso, de las visitas de compromiso, nos da el pulso de la sociedad mallorquina de la época.

En definitiva, Tiempo de inocencia es un precioso recorrido por la infancia, esa época de la vida que marca nuestra madurez posterior, y que define perfectamente Carme Riera con estas palabras… «Para bien o para mal, hay muy pocas cosas de mi vida que no tengan su punto de partida en la infancia.»

¡¡Feliz lectura, amigos!!

septiembre, 2013 © chelopuente