La librería de Chelo

Este es el blog de Chelo Puente, donde descubrirás algo sobre mí a través de las palabras escritas y leídas.


Deja un comentario

Bettina, a la cocina


Bettina Kadner

Bettina Kadner. Madrid, 1947

Bettina Inés Kadner Schilling nació en Madrid en 1947. Procedía de una familia alemana que, tras la Guerra, se trasladó a vivir a Madrid donde nació ella.

Su abuelo había sido piloto durante la I Guerra Mundial, aunque era de profesión arquitecto. Su madre tenía una fábrica de muebles metálicos e importó una máquina de señalización de las pistas de aterrizaje en los aeropuertos. Bettina sólo era una niña cuando acompañaba a su madre en su trabajo en los aeropuertos, y fue a tan temprana edad cuando nació su pasión por los aviones y empezó a soñar con llegar a ser piloto.

Estudió en la las escuelas de aviación de Cuatro Vientos de Madrid y Alcantarilla,en Murcia, para terminar examinándose en la Escuela Nacional de Aeronáutica de Salamanca donde, tras más de cinco años de estudio logró el título de piloto comercial de primera clase con solo 22 años.  Este hecho provocó la modificación del reglamento que impedía a las mujeres pilotar aviones comerciales. Así fue como Bettina Kadner se convirtió en la primera mujer en pilotar un avión de pasajeros en España y Europa en 1969, y también fue la primera mujer comandante en 1998.

Sin embargo sus inicios no fueron fáciles, como es de suponer, no sólo porque las compañías, como Iberia, no la contrataban, sino porque también tenía que soportar los comentarios de sus compañeros, del tipo: Bettina, a la cocina. Tras unos meses de intentar que la contrataran, lo hicieron en Spantax, una de las primeras aerolíneas españolas que incorporó mujeres a su plantilla. Una de sus primeras rutas fue la de Madrid – Las Palmas – Madrid en un  Fokker.

En 1985, por fin, la compañía Iberia la contrató como segunda, es decir, como copiloto, y en 1998 llegó a ser comandante de un Airbus 320, con el que efectuó vuelos europeos principalmente. Fue la primera comandante en España y la segunda en toda Europa.

Si sabes lo que quieres, se consigue… es una de sus frases y una idea que le llevó a conseguir aquello que tanto deseaba.

¡Otra mujer extraordinaria que ha pasado por la historia del mundo!


3 comentarios

La primera arquitecta


matilde ucelay

Matilde Ucelay. Madrid, 1912 – 2008

En el año 1912 en Madrid nació MATILDE UCELAY, una niña que llegó al mundo con ganas de poner su granito de arena en la lucha por el reconocimiento de las mujeres en la vida social, política y profesional.

Hija mayor del abogado Enrique Ucelay y Pura Maortua, gran amiga de Federico García Lorca y fundadora de la compañía de teatro Anfistora.

Matilde Ucelay estudió bachillerato con calificaciones excelentes en el Instituto Escuela, cuyas enseñanzas estaban estrechamente vinculadas a la Institución Libre de Enseñanza. Al mismo tiempo, también estudió la carrera de piano. En 1931 ingresó en la Escuela de Arquitectura de la Universidad de Madrid. Realizó dos cursos en uno junto a Fernando Chueca Goitia, por lo que terminó la carrera un año antes de lo previsto, en 1936.

Ese verano, pocos días antes del estallido de la Guerra Civil, sus compañeros y amigos le realizaron un homenaje en el Hotel Nacional por haber sido la primera mujer licenciada en arquitectura en España. Al acto asistieron numerosas personalidades de la época, incluido el Ministro de Gobernación, el también arquitecto Amós Salvador Carreras. Fue la única mujer miembro del Colegio Oficial de Arquitectos de Madrid.

Tras el estallido de la Guerra Civil su padre recibió amenazas por lo que su estancia en Madrid se volvió peligrosa, y toda la familia se trasladó a vivir a Valencia.

DIGITAL CAMERA

Edificio Castaño. En él tuvo la vivienda y estudio Matilde Ucelay

Una vez terminada la Guerra y a causa de haber participado en la junta de gobierno del Colegio Oficial de Arquitectos de Madrid en 1936, fue juzgada en consejo de guerra y acusada de auxilio a la rebelión. En 1942 fue sentenciada a una inhabilitación a perpetuidad para cargos públicos, directivos y de confianza, con la prohibición para el ejercicio privado de la profesión durante cinco años y a una multa de 30.000 pesetas. Todo ello provocó que no pudiera obtener el título oficialmente hasta el año 1946. En la década de los 50 presentó su candidatura a la junta directiva de la Asociación de Mujeres Universitarias, de la que ella fue fundadora, y fue vetada por las autoridades franquistas de la época.

Pero todos estos obstáculos que le ponían las autoridades franquistas no consiguieron amilanarla ni hacerla abandonar. Ella siguió luchando para ejercer su profesión y a lo largo de sus cuarenta años de vida profesional realizó más de 120 proyectos entre 1940 y 1981. Los que realizó antes de 1940 fueron firmados por alguno de sus amigos al estar ella inhabilitada. Sus principales clientes fueron personas de la alta burguesía madrileña y muchos de ellos extranjeros, como fue el caso de la señora Oswal, que en los años 50 fue el Colegio de Arquitectos de Madrid solicitando los servicios de una arquitecta para que le construyera una de sus casas. La elegida fue Matilde Ucelay y este proyecto le abrió las puertas a otros futuros, como la Casa Bernstein, la Casa Marichalar, la Casa de Ortega Spottorno, la Casa Simone Ortega, la Casa Ucelay en Long Island, o las Librerías Turner e Hispano-Argentina en Madrid.

La base del diseño de la Casa Oswal fue la sencillez, el orden y el cuidado por los detalles, de esta casa ubicada en la zona residencial de Puerta de Hierro, y es que todas sus casas destacaron siempre por el cuidado por los detalles, la atención a las personas que iban a vivir en ellas y proporcionar siempre las mejores soluciones arquitectónicas a las necesidades de sus clientes. Todo ello le valió para, por fin, obtener el Premio Nacional de Arquitectura 2004.

Matilde Ucelay murió en Madrid en 2008 con 96 años, y en 2018 todos los grupos del Ayuntamiento de Madrid acordaron que un jardín del barrio de Chamberí llevara su nombre. De esta forma, aunque más de cien años después de su nacimiento se le rindió homenaje a una mujer que, como tantas, debe formar parte de la Historia.

¡Otra mujer extraordinaria que ha pasado por la historia del mundo!


Deja un comentario

El dossier de las mujeres sin rostro


el-dossierEL DOSSIER DE LAS MUJERES SIN ROSTRO

Ángel Arribas

Autoedición, 2016

Una antigua colaboradora del célebre cazanazis Simon Wiesenthal, la Conciencia viva del Holocausto, llega a Zaragoza para honrar la memoria del hombre que salvó a su madre, una niña judía de 6 años, cuando iba a ser enviada a los campos de exterminio de Auschwitz-Birkenau.

Lleva consigo un enigmático dossier en el que durante 25 años ha recopilado informes y datos sobre diferentes temas que llamaron su atención, pero que no fueron considerados como prioritarios por su famoso jefe.

Su intención es publicar lo que considera otro Holocausto, invisible y silenciado, del que fueron víctimas cinco millones de mujeres durante la II Guerra Mundial.

Allí conoce a un hombre que quiere escribir sobre la gesta de Ángel Sanz Briz y Sebastián Romero Radigales, declarados Justos entre las Naciones, por el Yad Vashen, y decide ayudarle con parte de los archivos de su dossier.

angel-arribas

Ángel Arribas

La semana pasada tuve ocasión de asistir a la presentación del libro en el Centro Aragonés, de Barcelona. Allí se dieron cita Xavier Fernández que presentó el libro; Paco Asarta que rindió homenaje a Sebastián de Romero Radigales y a Ángel Sanz Briz, dos hombres que en aquellos tiempos duros supieron ayudar a varios centenares de personas, mientras el resto del mundo miraba hacia otro lado; Víctor Sorense, que habló de la situación de los judíos a lo largo de la historia de España y Concha Salinas que nos habló de las mujeres utilizadas como objeto de cambio y trofeo de los ganadores. Todos ellos juntos acompañaron a Ángel Arribas en la presentación de su libro.

Una novela tan interesante como necesaria. Una novela que nos revuelve las entrañas evocando un momento trágico y desgraciado de nuestra historia más reciente. No sólo nos habla de la encomiable labor que llevaron a cabo los dos aragoneses, poniendo a salvo a un gran número de judíos, sino que es sobre todo y por encima de todo una denuncia de las mujeres usadas como botín de guerra, no sólo durante la Segunda Guerra Mundial sino en cualquiera de los conflictos bélicos que se siguen desarrollando.

Una lectura imprescindible que denuncia el silencio cómplice de los gobiernos y de la propia ONU ante la utilización de la mujer como arma de guerra. No te la debes perder.

¡Felices lecturas, amigos!

con-angel-arribas

En el Centro aragonés, de Barcelona


2 comentarios

Azules son las horas


azules

Portada del libro

AZULES SON LAS HORAS

Inés Martín Rodrigo

Edit. Espasa, 2016

En plena Primera Guerra Mundial, justo antes de la toma de Varsovia, una mujer se jugaba la vida en el frente. Se trataba de la española Sofía Casanova, la primera corresponsal de guerra de la historia, que escribía sus reportajes para ABC, visitando las trincheras y denunciando la brutalidad de la contienda. Lejos de la tranquilidad que alguna vez Sofía había imaginado para su vida, se encontraba en Polonia cuando estalló la guerra.

La extraordinaria vida de esta mujer empezó cuando, siendo niña, su padre abandonó a su familia y se vieron obligados a mudarse desde su Galicia natal a Madrid. Allí, pronto despuntó en los estudios y frecuentó los círculos más selectos. El día que la conoció el diplomático y filósofo polaco Wincenty Lutoslawski supo que tenía que ser
su mujer. Se casaron y se marcharon a Polonia, el primero de sus destinos.

ines

Inés Martín Rodrigo – Madrid, 1983

 

Pero al cabo de los años, Lutoslawski repudió a Sofía y esta tuvo que buscarse la vida para seguir alimentando a sus hijas.

Me ha sorprendido muy gratamente encontrarme con esta novela, la primera de la joven periodista Inés Martín Rodrigo, que se mueve con gran sutileza entre la realidad de la vida de Sofía Casanova y la ficción de la que ha dotado la autora a sus personajes.

Como os decía, me encontré con Azules son las horas por casualidad y me interesó muchísimo conocer la vida de Sofía Casanova, de la que apenas sabía nada. Con su lectura he valorado aún más a esta magnífica mujer que fue reportera de guerra, poeta, enfermera, sufragista, intelectual, viajera, dramaturga y madre en una vida intensa rodeada de mujeres fuertes como ella.

Si os apetece ahondar algo más en el conocimiento de Sofía Casanova, no dudéis en leer esta novela y os encontraréis con un relato fresco y entrañable pero con una gran fuerza narrativa, contado por la propia Sofía cuando, a sus noventa y seis años, está a punto de morir rodeada de su hija y sus nietos.

¡Felices lecturas, amigos!

 


8 comentarios

Julieta


julieta
Título original: JULIETA 

Año: 2016
Duración: 96 min.
País: España
Director: Pedro Almodóvar
Guión: Pedro Almodóvar (Relatos: Alice Munro)
Música: Alberto Iglesias
Fotografía: Jean-Claude Larrieu
Reparto: Emma Suárez, Adriana Ugarte, Daniel Grao, Inma Cuesta, Darío Grandinetti, Rossy de Palma, Michelle Jenner, Pilar Castro, Susi Sánchez, Joaquín Notario, Nathalie Poza, Ramón Agirre, Mariam Bachir, Blanca Parés, Priscilla Delgado, Sara Jiménez,Tomás del Estal, Agustín Almodóvar, Bimba Bosé
Productora: El Deseo

La vida de Julieta (Adriana Ugarte) en los años ochenta fue una gran época, la mejor. Pero en la actualidad, la vida de Julieta (Emma Suárez) es una catástrofe sin solución, una lucha por sobrevivir al borde de la locura. 

En esos 30 años su vida, entre los años 1985 y 2015, aparecerán un coro de personajes secundarios esenciales en su historia: la sirvienta arisca, austera y competitiva (Rossy de Palma), la amiga fiel e infiel (Inma Cuesta), el amante adulto (Darío Grandinetti), la casual y liberal compañera de viaje (Pilar Castro), la amiga de la infancia y responsable de complementos de una revista de moda (Michelle Jenner), la persona de gran intransigencia y superioridad moral (Nathalie Poza), también el padre de Julieta (Joaquín Notario), y la madre y abuela (Susi Sánchez) ausente, etérea y omnipresente. Y sobre todo, un hombre, un pescador gallego, (Daniel Grao) y su hija (Blanca Parés). La mayor parte del misterio y del dolor se refieren a ella, una desconocida para su madre, alrededor de la cual gira gran parte del drama.

Una película que habla del destino inevitable, del complejo de culpa y de ese misterio insondable que nos hace abandonar a las personas que amamos, borrándolas de nuestra vida como si nunca hubieran significado nada. De todo ese dolor que provoca el abandono de un ser querido, de todo ello habla la película, si bien yo destacaría la culpa como un telón de fondo que modifica la vida de madre e hija.

Como todo en Almodóvar,  las adaptación de los tres relatos de Alice Munro que toma de base han sido muy personales y ha conseguido un tono dramático sensacional, tanto en el más contenido como en el más histriónico, todo ello ayudado por tener a dos actrices interpretando el mismo personaje: Adriana Ugarte es la Julieta más joven y Emma Suárez la más madura.

He de reconocer que soy admiradora del cine de Almodóvar, que todas sus películas me han gustado, unas más y otras menos, sin embargo en Julieta he encontrado un cine más moderado, más sereno, más dramático que me ha sorprendido muy gratamente.

Si os gusta el cine de Almodóvar id a verla y si no os gusta también os la recomiendo porque es distinta a las demás.

¡Buen cine, amigos!


Deja un comentario

Carta de amor


0115549_H

Sylvia Plath

Estrenamos un nuevo día,
un nuevo miércoles de poesía
de la mano de la gran poetisa

SYLVIA PLATH

que nos dejó tan joven, cuando aún
tenía mucho que escribirnos.

m

m

m

m

mm

CARTA DE AMOR

No es fácil expresar lo que has cambiado.
Si ahora estoy viva entonces muerta he estado,
aunque como a las piedras, no me preocupaba,
seguía en mi lugar de acuerdo con la costumbre.
No me moviste un ápice, no-
tampoco me dejaste con los ojos abiertos
hacia el cielo una vez más, sin esperanza, claro está
de asir los astros ni las estrellas.
No fue eso. Me dormí: una serpiente
camuflada entre rocas negras como roca negra
en el hiato blanco del invierno-
como los vecinos, sin encontrar placer
en el millón de mejillas cinceladas
perfectamente cinceladas ardiendo a cada  instante
para fundir mi mejilla de basalto. Se pusieron a llorar,
ángeles llorando por naturaleza apagadas,
pero no me convencieron. Las lágrimas se helaron.
Cada cabeza de muerto tenía un yelmo de hielo.
Y seguí durmiendo como un dedo doblado.
Lo primero que vi fue puro aire
y las gotas que se elevaban en rocío
puras como espíritus. Había muchas piedras
alrededor, densas y sin expresión.
Yo no sabía que hacer con ello.
Brillaba, como escamas de mica, y me abría
para verterme como un líquido
entre patas de pájaro y tallos de plantas,.
No me engañabas. Te reconocí al instante.
El árbol y la piedra brillaban, sin sombras.
Mi dedo se alargaba y rutilaba como cristal.
Comencé a brotar como una rama en marzo:
un brazo y una pierna, un brazo, una pierna.
De piedra a nube, así ascendía.
Ahora parezco una especie de dios
y floto en el aire con el rumbo del alma
pura como una lámina de hielo. Es un don.