La librería de Chelo

Este es el blog de Chelo Puente, donde descubrirás algo sobre mí a través de las palabras escritas y leídas.


9 comentarios

Amanecer


gonzalez zapateroPor si nos espera un intenso día de trabajo,
y mientras llega el nuevo día,
nos regalaremos, en este miércoles de poesía,
unos minutos para deleite del espíritu,
adentrándonos en la fascinante magia de la poesía
con este poema de

Juan Manuel González Zapatero

mientras poco a poco va amaneciendo.

Poema de su breve, pero intenso poemario
Sea de ello lo que fuere.

AMANECER

En la penumbra de la habitación
los perfiles callados de las cosas
poco a poco se van insinuando
con sus lentos volúmenes
de animales que duermen.

Las sábanas, antes de ser blanquísimas,
muestran sus tonos azulados
a la noche que pasa.

Por la ventana abierta, las siluetas
de algunos edificios, con las luces
aquí y allá desperdigadasEgipto Julio 2007 958
de gente que ha velado,
se yerguen como plantas
que esperan la llegada de la luz
en la estación del día.

Algunas nubes flotan
como furgón de cola.
Y de súbito salen los primeros
rayos, pintando el horizonte
de suaves aureolas
sobre las sombras que se esfuman,
y a lo lejos los montes que renacen,
y en el cuarto, los claros que ya anuncian,
rendido al gran instante,
el milagro que viene.

Casi se siente la explosión de luz.                                                                                                       
Y de pronto
tu cuerpo…

Juan Manuel González Zapatero                                                                                                                  noviembre, 2013 © chelopuente


8 comentarios

Miércoles de poesía. Aquí y ahora.


Un poema de Juan Manuel González Zapatero, de su poemario Sea de ello lo que fuere, para este miércoles de poesía…

 

AQUÍ Y AHORA

Estos son, no son otros
los días y los pasos despistados.
Cuando me paro y nada se me ocurre
digo: «Estos son y no otros».

No otros días, por más que los recuerde
ahora transformados,
como si hubieran sido
lo que estos son, o yo no veo.

Porque puede que sean
días tranquilos, dulces como un sueño,
y que les falte solo

haber pasado, estar en el recuerdo,
para sentir que fueron
los días más felices de mi vida. 

Un poema muy significativo, cuando se piensa en esos días que, de haber existido, podrían haber sido felices.