La librería de Chelo

Este es el blog de Chelo Puente, donde descubrirás algo sobre mí a través de las palabras escritas y leídas.


12 comentarios

Serotonina


srotoninaSEROTONINA

Michel Houellebecq

Traducción de Jaime Zulaika

Edit. Anagrama, 2019

Florent-Claude Labrouste tiene cuarenta y seis años, detesta su nombre y se medica con Captorix, un antidepresivo que libera serotonina y que tiene tres efectos adversos: náuseas, desaparición de la libido e impotencia.

Su periplo arranca en Almería, con un encuentro en una gasolinera con dos chicas que hubiera acabado de otra manera si protagonizasen una película romántica, o una pornográfica, sigue por las calles de París y después por Normandía, donde los agricultores están en pie de guerra. Francia se hunde, la Unión Europea se hunde, la vida sin rumbo de Florent-Claude se hunde. El amor es una entelequia. El sexo es una catástrofe. La cultura (ni siquiera Proust o Thomas Mann) ya no es una tabla de salvación.

Florent-Claude descubre unos escabrosos vídeos pornográficos en los que aparece su novia japonesa, deja el trabajo y se va a vivir a un hotel. Deambula por la ciudad, visita bares, restaurantes y supermercados. Filosofa y despotrica. También repasa sus relaciones amorosas, marcadas siempre por el desastre, en ocasiones cómico y en otras patético (con una danesa que trabajaba en Londres en un bufete de abogados, con una aspirante a actriz que no llegó a triunfar y acabó leyendo textos de Blanchot por la radio…). Se reencuentra con un viejo amigo aristócrata, cuya vida parecía perfecta pero ya no lo es porque su mujer le ha abandonado por un pianista inglés y se ha llevado a sus dos hijas. Y ese amigo le enseña a manejar un fusil.

Michel Houellebecq, French author

Michel Houellebecq. Isla Reunión, 1956

De nuevo me he enfrentado a una novela del autor francés Michel Houellebecq y lo cierto es que me ha impactado mucho. Si me preguntáis si me ha gustado no sabría qué contestaros. Ciertamente es una magnífica historia con un sensacional protagonista y narrador obsesivo, autodestructivo, desarraigado que no vive la vida, la soporta porque de él ha desaparecido cualquier signo de alegría. Es una novela con la que no he disfrutado leyéndola, más bien me ha proporcionado largos momentos de inquietud y ansiedad por intentar encontrar entre sus líneas un rayo de esperanza, que no he hallado en el protagonista. Eso es lo que la hace tan sorprendente.

Una vez reposada su lectura (la leí el mes pasado) sospecho que SEROTONINA será una de esas pocas novelas que fascinan o resultan insoportables (yo soy del primer grupo) algo parecido a lo que ocurre con su autor, adorado por unos y odiado por otros, pero sin duda el autor francés más leído y controvertido del panorama actual.

Decía Rafael Narbona, de El Mundo… “Una novela demoledora, pero en su oscuridad titila la esperanza” pues bien, yo no le he encontrado ese pequeño halo de esperanza y es ahí precisamente, en esa deriva del protagonista hacia lo inevitable donde, en mi opinión, reside la fascinación que me ha producido esta historia.

¡Felices lecturas, amigos y amigas!


6 comentarios

Árbol de la esperanza, mantente firme


Frida-Kahlo-3

Frida Kahlo, 1907-1954

Frida Kahlo pintó esta obra después de una operación en Nueva York que pensó que la iba a liberar de las secuelas que le habían dejado la poliomielitis y el accidente de tráfico que sufrió cuando era una jovencita de dieciséis años.

Figura entre sus obras más punteras e importantes este autorretrato Árbol de la esperanza mantente firme, un compendio de sus demonios personales, una obra en la que de una forma hermosa entremezcla su agonía con la esperanza que la mantuvo viva.

Lo pintó mientras vivía un romance con Josep Bartolí, un republicano catalán que escapó de las garras de la Gestapo y fue a parar a Nueva York, donde se abrió camino como pintor, y donde conoció a Frida Kahlo, que vivía por entonces un periodo donde el dolor insoportable apenas la dejaba trabajar.

En 2015 la casa de subastas Doyle de Nueva York subastó 25 cartas manuscritas que Frida le dirigió a Bartolí. En una de ellas le convierte en su salvador… “Me acordé de tus últimas palabras y empecé a pintar. Trabajé toda la mañana y después de comer hasta que no hubo más luz. Pero luego me sentí extenuada y todo me dolía (…) Por ti he vuelto a pintar, a vivir,  a ser feliz. Eres mi árbol de la esperanza”.

Y un 13 de julio, como hoy, pero de 1954 moría a los 47 años de edad en Coyoacán (México), presa del sufrimiento que le había acompañado toda su vida. Se despidió con las últimas palabras que dejó en su diario… “Espero alegre la salida y espero no volver jamás”.

IN MEMORIAM…

arbol de la esperanza

Árbol de la esperanza, mantente firme

 


16 comentarios

Esperanza


javier aguilellaHoy nos estrenamos
en el primer miércoles de poesía del año
con un poema del poeta ondense

JAVIER AGUILELLA

que he escogido de su blog
http://amarneceres.blogspot.com.es/
que os recomiendo visitar, porque
sé que disfrutareis de sus versos.

ESPERANZA

Me apropié del cielo y los planetas,
del mar, del acantilado de tu boca.
Hice míos al sol y las mareas,
todas las migas de pan
y los pájaros que sobrevolaban
el pueblo en primavera.
Hice el amor con un banco,
en una plaza.
Abracé, sin vergüenza,
una carta de amor abandonada.
Levanté poco polvo
pisando con fuerza la explanada.
Quise ser el dueño de todo
y sólo pude ser dueño de nada.
 
Hoy
todo lo que tuve
lo tengo atrapado en mi ventana.
Con la esperanza
que pases,
me mires,
y te des cuenta
que tu nostalgia

también anda un poco estropeada. 

Javier Aguilella – Onda (Castellón), 1970

enero, 2014 © chelopuente


12 comentarios

Ru


ruRU

Kim Thúy

Edit. Alfaguara, 2010

Cuando a finales de septiembre de 2010 se publicó este libro, me llamó la atención. Siempre me fijo en los autores que son desconocidos para mí, porque ya sabéis que me atrae lo novedoso, lo desconocido, quizá porque pienso que puede abrir una posibilidad de adentrarse en algo nuevo, y más si además se trata de su primera obra.

Kim Thúy es una joven autora de origen vietnamita… joven autora porque es joven, y joven autora porque Ru   fue su primera novela. Ru significa arroyuelo en francés, y en sentido figurado flujo de lágrimas, de sangre…; pero en vietnamita Ru significa canción de cuna, arrullar… esto dice una nota antes de comenzar la novela.Kim_Thuy

En cierto modo, la novela es su propia historia personal. Nguyen, al igual que la propia Kim, abandona Vietnam junto a otras personas, en un bote, huyendo del Vietnam en conflicto y llega a Canadá -con su familia- para empezar una nueva vida. La historia está narrada por la propia protagonista en sentido retrospectivo, desde el momento en que, siendo una niña, emprendieron ese viaje -lleno de peligros- en busca de esa posible nueva vida, dejando atrás su mundo de auténtico lujo.

Sorprende comprobar la suavidad, delicadeza y cadencia con que está narrada esta historia, y el lenguaje es tan poético que hace que una historia tan aparentemente triste, se convierta en un canto de esperanza. Podemos encontrarnos con frases tan poéticas como… “me enseño a captar, a saborear el placer de un deseo pasajero, de un efímero halago, de un instante robado”.  

Yo no puedo estar más de acuerdo con lo que Le Figaro Magazine dijo de esta novela “La pluma de Kim Thúy transporta, sonríe, apacigua. Una primera novela de una gran fuerza evocadora”  y eso es lo que he encontrado en esa novela, una sonrisa evocadora y sosiego para el espíritu.

¡Feliz lectura, amigos!

Y si os apetece más lectura, ya sabéis lo que hacer, sólo tenéis que decírmelo o daros un paseo por

http://www.lalibreriadechelo.com/