La librería de Chelo

Aquí encontrarás comentarios de libros, poemas, música, lugares mágicos, homenajes, momentos inolvidables, pensamientos, reflexiones y ficción. Un lugar dedicado a las palabras, también a las tuyas, a las que desees dejarnos.


6 comentarios

Árbol de la esperanza, mantente firme


Frida-Kahlo-3

Frida Kahlo, 1907-1954

Frida Kahlo pintó esta obra después de una operación en Nueva York que pensó que la iba a liberar de las secuelas que le habían dejado la poliomielitis y el accidente de tráfico que sufrió cuando era una jovencita de dieciséis años.

Figura entre sus obras más punteras e importantes este autorretrato Árbol de la esperanza mantente firme, un compendio de sus demonios personales, una obra en la que de una forma hermosa entremezcla su agonía con la esperanza que la mantuvo viva.

Lo pintó mientras vivía un romance con Josep Bartolí, un republicano catalán que escapó de las garras de la Gestapo y fue a parar a Nueva York, donde se abrió camino como pintor, y donde conoció a Frida Kahlo, que vivía por entonces un periodo donde el dolor insoportable apenas la dejaba trabajar.

En 2015 la casa de subastas Doyle de Nueva York subastó 25 cartas manuscritas que Frida le dirigió a Bartolí. En una de ellas le convierte en su salvador… “Me acordé de tus últimas palabras y empecé a pintar. Trabajé toda la mañana y después de comer hasta que no hubo más luz. Pero luego me sentí extenuada y todo me dolía (…) Por ti he vuelto a pintar, a vivir,  a ser feliz. Eres mi árbol de la esperanza”.

Y un 13 de julio, como hoy, pero de 1954 moría a los 47 años de edad en Coyoacán (México), presa del sufrimiento que le había acompañado toda su vida. Se despidió con las últimas palabras que dejó en su diario… “Espero alegre la salida y espero no volver jamás”.

IN MEMORIAM…

arbol de la esperanza

Árbol de la esperanza, mantente firme

 

Anuncios


3 comentarios

Botas de lluvia suecas


botasBOTAS DE LLUVIA SUECAS

Henning Mankel

Traducción de Gemma Pecharromán

Edit. Tusquets, 2015

Una noche de otoño, Fredrik Welin—el protagonista de la exitosa novela Zapatos italianos—se despierta cuando un incendio arrasa su casa. A sus sesenta y nueve años, este solitario médico jubilado sale penosamente de entre las llamas, calzado con unas botas de lluvia (pero ambas pertenecen al pie izquierdo). A la mañana siguiente sólo quedan unas ruinas malolientes: ha perdido su casa y todas sus pertenencias, y tiene que mudarse a un remolque, una caravana que pertenece a su hija.

henning

Henning Mankell, 1948-2015

Cuando por el archipiélago se extiende el rumor de que él mismo ha provocado el fuego, la policía lo interroga, sin llegar a acusarlo. De pronto, Louise, la hija de Fredrik, viaja hasta la isla por motivos misteriosos. Todos esos acontecimientos sumen en el desconcierto a Fredrik, que ese otoño ve como se acerca a la vejez, también a la muerte, y desea saldar todas sus cuentas con la vida. Sin embargo, al conocer a Lisa Modin, una periodista que trabaja para el diario local y que investiga el incendio, se despiertan en él sentimientos que llevaban mucho tiempo muertos. Cuando en Nochevieja decide celebrar una fiesta a la que invita a sus amigos, se desata un incendio en otra casa del archipiélago.

De nuevo Henning Mankell nos sorprende en BOTAS DE LLUVIA SUECAS con una historia cuyo protagonista nos recuerda el tiempo que supone la transición hacia la vejez, y cómo, aun acercándose a ella, se pueden vivir sentimientos que parecen vedados a los más mayores porque quizá hace demasiado tiempo que dejaron de sentirlos. 

Así es esta novela del famoso escritor sueco, la última que escribió antes de morir, una historia entrañable sobre las ganas de vivir, y de enamorarse aunque sea en el final de la vida cuando todo parece ya imposible.

¡Felices lecturas, amigos!


4 comentarios

El amor en el jardín de las fieras


el-amor-en-elEL AMOR EN EL JARDÍN DE LAS FIERAS

Juan Eslava Galán

Edit. Espasa Libros, 2016

 

En octubre de 1940, cuando Himmler realizó su célebre visita a España, el alemán tenía en mente visitar una excavación arqueológica, con el fin de poder analizar si había restos en el país de lo que pudiera considerarse raza aria.

Una mujer, del entorno de la organización Ahnenerbe (la que velaba en Berlín por la pureza de la raza), le acompaña a la excavación y allí descubre a un chico joven, rubio, esbelto y guapo. Este joven acaba en Berlín, en Ahnenerbe, donde varios estudios lo consignan como el ario perfecto y es reclutado en una casa-cuna, en la que prácticamente actúa de semental para mujeres.

El joven hace amistades en Berlín, entre ellas varias del círculo diplomático. Y también se enamora, pero lo hace de una judía. Esto será el detonante para que se inicie un proceso en su contra. Proceso que terminará con él en la División Azul para purgar sus pecados y ayudar a un amigo aristócrata.

juan-eslava

Juan Eslava Galán, 1948

Leer una novela de Juan Eslava Galán es para mí una garantía de éxito. Abro la primera página con la casi seguridad de que su lectura me va a regalar unos cuantos momentos de placer. Con El amor en el jardín de las fieras me ha vuelto a ocurrir lo mismo. Ha sido un auténtico placer acompañar a Cáiser en su esperpéntica aventura berlinesa, donde la tremenda realidad superó cualquier ficción en aquella Alemania nazi en la que preservar la raza aria se convirtió en una obsesión.

Qué agradable ha sido, a pesar de todo, conocer a Cáiser y vivir con él algunos momentos que, aun siendo dramáticos, están tratados con un humor tan fino y elegante que nos arranca una leve sonrisa. Qué bueno fue acompañarle en el viaje en el tren que le arrancó de su pueblo camino de Berlín, donde descubrió una ciudad cosmopolita a pesar del desastre de la guerra.

Una novela estupenda que no debéis dejar de leer, al más puro estilo de Juan Eslava, donde tiene de todo: historia, humor, guerra, amor, sexo, amistad… con la que pasar unos ratos de buena lectura.

¡Felices lecturas, amigos!


2 comentarios

También esto pasará


tambien-esto-pasaraTAMBIÉN ESTO PASARÁ

Milena Busquets

Edit. Anagrama, 2014

Cuando era niña, para ayudarla a superar la muerte de su padre, a Blanca su madre le contó un cuento chino. Un cuento sobre un poderoso emperador que convocó a los sabios y les pidió una frase que sirviese para todas las situaciones posibles. Tras meses de deliberaciones, los sabios se presentaron ante el emperador con una propuesta: «También esto pasará» Y la madre añadió: «El dolor y la pena pasarán, como pasan la euforia y la felicidad»

Ahora es la madre de Blanca quien ha muerto y esta novela, que arranca y se cierra en un cementerio, habla del dolor de la pérdida, del desgarro de la ausencia. Pero frente a este dolor queda el recuerdo de lo vivido y lo mucho aprendido, y cobra fuerza la reafirmación de la vida a través del sexo, las amigas, los hijos y los hombres que han sido y son importantes para Blanca, quien afirma: «La ligereza es una forma de elegancia. Vivir con ligereza y alegría es dificilísimo»

Esta y otras frases y el tono de la novela, tan ajena a cualquier concesión a lo convencional, evocan aquella Bonjour tristesse, de Françoise Sagan, que encandiló a tantos (y escandalizó a no pocos) cuando se publicó en 1954, y que yo recuerdo con gran cariño porque fue mi primera lectura adulta cuando apenas era una adolescente. Con ella me inicié en el mundo literario de “los mayores”.

Presentació del llib

Barcelona, 1972

También esto pasará se va desarrollando en el trascurso de un verano de Cadaqués, con sus paisajes indómitos y su intensa luz mediterránea que lo inunda todo y en el que se van poniendo de manifiesto el valor del amor y el desamor, de la amistad pasajera y la que permanece inquebrantable.

Milena Busquets transforma en literatura vivencias personales y partiendo de lo íntimo logra una novela que rompe fronteras y se está traduciendo con inusitada rapidez a las principales lenguas, como el inglés, el francés, el alemán, el italiano y el portugués. Ha logrado el interés por esta novela a través de la historia de Blanca y la enfermedad y muerte de su madre, a través de las relaciones con sus amantes y sus amigas, combinando prodigiosamente hondura y ligereza, nos habla de temas universales: el dolor y el amor, el miedo y el deseo, la tristeza y la risa, la desolación y la belleza del paisaje de Cadaqués, a través del cual se intuye a la madre muerta paseando junto al mar, con la misma fuerza con la que vivió aquellos veranos.

Una estupenda novela para disfrutar con su lectura, para reflexionar sobre la futilidad de la vida y sobre todo para darse cuenta de lo efímera que es.

¡Felices lecturas, amigos!


5 comentarios

Amor purificador


el-retrato

Hojeando el ejemplar de El retrato de Dorian Gray que tengo en mi biblioteca privada me he encontrado con este fragmento tan preciso y exacto…

“Quizá el amor pudiera cruzarse en su vida, purificándolo y protegiéndolo de aquellos pecados que ya parecían agitársele en la carne y el espíritu: aquellos curiosos pecados todavía informes cuya indeterminación misma les prestaba sutileza y atractivo. Tal vez, algún día, el rictus de crueldad habría desaparecido de la delicada boca y él estaría en condiciones de mostrar al mundo la obra maestra de Basil Hallward…”

Fragmento de El retrato de Dorian Gray
Oscar Wilde – Dublín, 1854 – París, 1900.


5 comentarios

Amor salvaje


clementina-suarez

Clementina Suárez, 1902-1991

Para este miércoles casi prenavideño os traigo un poema de una mujer muy singular que vivió fuera de las normas de su tiempo. Se trata de la hondureña

CLEMENTINA SUÁREZ

la primera mujer que publicó un libro en Honduras. Un referente de la poesía de vanguardia de su país apenas es reconocida la poesía de la que llamaron la mujer nueva, por su vida bohemia y porque este espíritu se aprecia en su estilo poético lleno de simbolismos.

AMOR SALVAJE

¡Qué bien estás,
desgarrándome toda!

Amor salvaje.

¡Qué bien estás,
amenazando mi vida!

Amor salvaje.

Qué bien estás,
contenido en lo inexplicable.


2 comentarios

Carta de amor


frida

Un miércoles de poesía amanece
pero hoy no es un poema lo que os traigo
sino la carta de amor que

FRIDA KAHLO

le escribió a Josep Bartolí, su amante catalán

 

 

 

“Bartolí, anoche sentía como si muchas alas me acariciaran toda, como si en las yemas de tus dedos hubiera bocas que me besaran la piel.
Los átomos de mi cuerpo son los tuyos y vibran juntos para querernos.
Quiero vivir y ser fuerte, para amarte con toda la ternura que tú mereces, para entregarte todo lo que de bueno hay en mí y que sientas que no estás solo.
Cerca o lejos, quiero que te sientas acompañado de mí, que vivas intensamente conmigo, pero sin que mi amor te estorbe para nada en tu trabajo ni en tus planes.
Que forme yo parte tan última en tu vida, que yo sea tú mismo, que si te cuido, nunca será exigiéndote nada, sino dejándote vivir libre, porque en todas tus acciones estará mi aprobación completa.
Te quiero como eres, me enamora tu voz, todo lo que dices, lo que haces, lo que proyectas. Siento que te quise siempre, desde que naciste, y antes, cuando te concibieron. Y a veces siento que me naciste a mí.
Quisiera que todas las cosas y las gentes te cuidaran y te amaran, y estuvieran orgullosas como yo de tenerte. Eres tan fino y tan bueno que no mereces que te hiera la vida.
Te escribiría horas y horas, aprenderé historias para contarte, inventaré nuevas palabras para decirte en todas que te quiero como a nadie”.