La librería de Chelo

Aquí encontrarás comentarios de libros, poemas, música, lugares mágicos, homenajes, momentos inolvidables, pensamientos, reflexiones y ficción. Un lugar dedicado a las palabras, también a las tuyas, a las que desees dejarnos.

Una mañana de otoño

27 comentarios

El Retiro en otoño Óleo sobre lienzo Isabel López Fernández

El Retiro en otoño
Óleo sobre lienzo
Isabel López Fernández

Madrid había amanecido con un precioso día de otoño, de sol espléndido sin una sola nube, en un cielo azul que quiso ver sin contaminación.

Tenía que ir a hacer una gestión oficial, y como siempre que tenía que ir a esa zona, iba andando, pero en lugar de bajar por la calle de Alcalá, con la falda almidoná, lo hizo cruzando por El Retiro. Siempre estaba precioso a primera hora de la mañana de un día laborable, fuera verano o invierno, primavera u otoño. Pero aquel día le pareció especialmente hermoso. A esas horas, apenas había gente… parejas de jubilados daban su paseo matutino; señores paseaban a sus perros; alguna mamá empujaba su carrito de bebé, o quizá fuera una niñera; el grupo de señoras asistía a su clase de tai chi; algún corredor se desfogaba haciendo footing; un joven con su traje de ejecutivo caminaba rápido a su lado, quizá en dirección al mismo sitio al que se dirigía ella.

Los rayos del sol se colaban entre las ramas de los árboles y le mostraban la paleta de colores más exquisita; los verdes brillaban, los marrones se mostraban casi rojizos, y de vez en cuando alguna hoja caía volando suavemente hasta llegar al suelo; las aguas del estanque brillaban a pesar de su estancamiento y una pareja de jovencitos remaba en una barca, quizá en una mañana de pellas; los barrenderos recogían las primeras hojas; los jardineros regaban… y ella seguía caminando impregnándome de toda esa belleza, y pensando que esos momentos la llenaban de felicidad, porque estas pequeñas cosas la hacían verdaderamente feliz. Por ello trataba de no perdérselas, porque están en el cielo, en el sol, en el mar, en una sonrisa, en un mensaje, en un café con una amiga, en una charla con un buen amigo, en unas manos que acarician, en un beso…

Cuando llegó al lugar donde tenía que hacer la gestión, el joven que la atendió creyó que le faltaba un documento, y cuando ella le contestó: bueno, creo que no es necesario porque los niños ya son mayores de edad, el funcionario le contestó con un encantador ¡uy, quién lo diría!, y ella estuvo a punto de prometerle amor eterno, pero no lo hizo, claro. Solo le dedicó un gracias acompañado de una tímida sonrisa, y es que -aunque pareciera mentira- a su edad, aún le sonrojaban estas cosas, aunque le hacían feliz.

febrero, 2014 © chelopuente

 

Anuncios

Autor: Chelo Puente

Aprender que con certeza, nada tengo que no me des, a conseguir que el corazón se conmueva siempre por el frágil gesto de la belleza. Aprender que sólo soy si tú existes, y es esta la medida que quiero y me define. Aprender para saberse desprender, he aquí el viejo secreto. Aprender... (Fragmento de "Aprendre", poema de Lluis Llach)

27 pensamientos en “Una mañana de otoño

  1. Precioso relato…buen fin-de tengamos, si no nos lleva el vientoooooo!!!!!!!!! muxu

  2. Precioso relato y preciosa forma de regalar una sonrisa… Ains quien fuera o fuese funcionario…!

    Besos de lo más… sí sí de esos de los de… ¡uy, quién lo diría!

  3. Me encanta el Retiro, por suerte no vivo lejos de él, y de vez en cuando me dejo caer por allí para disfrutarlo.

    Besos, de los que sonrojan.

  4. Precioso Chelo, gracias por compartirlo! 🙂 un abrazo

  5. Hola Chelo,
    Me decía Alberto que habías escrito un relato sobre ” lo que te hace feliz” y he venido a buscarte.Me ha encantado tu ” Mañana de Otoño”.
    Te deseo muchísimas.
    Saludos!

  6. Gracias, bypils. Yo también te deseo mañanas felices, y tardes, y noches…
    Bienvenid@ a este rincón donde siempre serás bien recibid@, y si vienes de la mano de Alberto, mucho más.

  7. ¡Qué bien, Chelete!
    Pasear de esa manera es un regalo. Habrá que abrir bien los ojos para percibir esas pequeñas cosas que son, al final, lo que nos hace felices.
    Besines de esos que colorean las mejillas y despiertan las sonrisas…

  8. Se disfruta del paseo, aunque nunca hubiera conocido el Retiro. Magnífico.

  9. Me has llevado de la mano, por ese parque y junto a ti iba observando lo que describías.
    Un abrazo
    Cristina

  10. ¡Qué bien se pasea contigo una mañana de otoño! ¡Qué bien lo cuentas1 El óleo es también muy bonito, gracias Chelo,
    Besos.

Déjame tu comentario, gracias.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s