La librería de Chelo

Aquí encontrarás comentarios de libros, poemas, música, lugares mágicos, homenajes, momentos inolvidables, pensamientos, reflexiones y ficción. Un lugar dedicado a las palabras, también a las tuyas, a las que desees dejarnos.

Creer en la magia.

8 comentarios

Como cada 5 de enero, habían pasado todo el día los cuatro juntos, habían comido fuera, habían visto la Cabalgata y habían vuelto a cenar a casa. 

Desde que nacieron los niños, se tomaban ese día libre, era su día mágico. La secretaria de ella sabía que para el 5 de enero no había citas, no había reuniones, no había viajes, no había nada. Él sabía que para ese día, había que hacer lo que fuera para tenerlo libre, cambiar guardias si fuera necesario.

Hacía horas que los niños estaba acostados y por fin parecía que dormían. Ellos se habían tomado ya su botella de cava, con los trozos de roscón que habían dejado para los Reyes, teniendo la precaución de dejar migas delatoras sobre el mantel de la mesa de la cocina, junto a los tazones de colacao que se habrían bebido los Reyes en su noche de peregrinaje, repartiendo regalos. Fue entonces cuando decidieron que era el momento de bajar todos los regalos de uno de los trasteros de la buhardilla, el único sitio que se cerraba con llave en aquella casa de puertas abiertas. Comenzaron a colocarlos donde siempre, sobre la alfombra, delante de la chimenea, los cuatro pares de zapatos en la entrada, perfectamente alineados, y cuando todo estuvo listo, se acostaron.

A la mañana siguiente, como siempre, serían poco más de las siete, cuando los dos críos llegaron al dormitorio de sus padres, empezaron a zarandearles, a levanterles los párpados, gritando ¡¡despiértate, levántate, que ya han venido los Reyes!!.

– A ver, a ver… ¿dónde están mis regalos? – gritaban los críos.
– Este, no… estos son los de las yayas… Todos éstos son los de los primos… Estos los de los tíos… ¡¡Éstos, éstos!! -y comenzaron a abrirlos.
– ¡¡Oh, que precioso es mi regalo!! – dijo ella al ver aquel bolso que tanto le gustaba y que no se compró porque le parecía demasiado caro.

Fue entonces cuando…

– ¡¡Mami, mami!! no has abierto tu regalo – dijo el niño pequeño.
– Sí, sí, mamá lo ha abierto, es el bolso que venía en esa caja grande – dijo su padre.
– No, no… aquí hay otro! y otro para ti! – dijo el pequeño, protegido por la cómplice sonrisa de su hermano, tres años mayor que él.

Állí, en una esquinita de la chimenea, había dos pequeños paquetes, que con letras infantiles ponían “mamá” y “papá”, totalmente desconocidos para sus padres… Y ésa fue la forma en que aquel pequeño de 9 años, mágicamente asesorado por su hermano, les quiso decir… ya lo sé todo, pero sigo creyendo en la magia…

Muchos años después, han cambiado algunas cosas, pero aún la noche del 5 de enero, cuando todos duermen, entre sueños, se oyen pasos por el pasillo… son los Reyes Magos que llegan a dejar sus regalos… Shchiss no te despiertes, no te levantes, no abras lo ojos, que se rompe la magia.

Chelo Puente – enero, 2011.

Anuncios

Autor: Chelo Puente

Aprender que con certeza, nada tengo que no me des, a conseguir que el corazón se conmueva siempre por el frágil gesto de la belleza. Aprender que sólo soy si tú existes, y es esta la medida que quiero y me define. Aprender para saberse desprender, he aquí el viejo secreto. Aprender... (Fragmento de "Aprendre", poema de Lluis Llach)

8 pensamientos en “Creer en la magia.

  1. Osti tu…! Todavía voy en manga corta, pero te confesaré que me ha venido una lágrima de emoción a los ojos… al imaginar.
    Sencillamente tierno, sencillamente genial.

    Muchas gracias.
    Con un beso.

    • Ya, es que aún es verano, pero siempre es un buen momento para recordar que no tenemos que dejar de creer en la magia.
      Besos mágicos.

      • Uy lo que me ha dicho….!! Mágicos…!!

      • Qué deliciosamente mágico, Chelo. Precioso.

        Qué bonita es la magia de Sus Majestades (los únicos reyes que respeta un republicano de pro, como yo), y que vida de adulto de no querer desprenderse nunca de ese recuerdo, y de querer transmitírsela tú a tus hijos te siembran tus padres si cumplen con los ritos y “lo viven”. Cuando mi hermano el mayor comenzó, ya sabes, a dudar, a plantearse cómo era posible que en una sola noche… todas las casas y todos los niños… mi madre dejó un puñado de arena (que previamente había recogido del Retiro) en el fondo del balde que dejábamos con agua para los camellos. De ese modo pudo argumentarle a mi hermano que al beber, tan ansiosos como debían de estar y tan sedientos, dejaron en el fondo ese poso de tierra… Nos quedamos los tres con los ojos como platos soperos: del fondo del cubo a los ojos de mi madre, y viceversa.

        Mi Adolescente favorita ha vivido esa magia hasta los 10 (aunque yo sospecho que lo sabía antes) y ahora la vive con sus primas pequeñas, y es feliz.

        Un besote, y gracias por el recuerdo.

  2. Wao Chelo, si que me has conmovido, y de tal forma que al igual que Josep, ando toda lagrimosa.

    Bello… Tierno… Dulce.

    Me ha gustado mucho este relato. Gracias.

    Besos y abrazos para ti 😉

Déjame tu comentario, gracias.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s