La librería de Chelo

Este es el blog de Chelo Puente, donde descubrirás algo sobre mí a través de las palabras escritas y leídas.


6 comentarios

No digas nunca jamás.


 

Yo fui una de las personas que -frente a las nuevas tecnologías- decía nunca jamás, y así sucedió a través de los años.

Un viaje a Viena me proporcionó la excusa perfecta para decir… ¿Yo hablando por teléfono por la calle? nunca jamás, parecería que estuviera loca. ¿Yo tener un ordenador personal?… nunca jamás, bastante le uso ya en el trabajo. ¿Yo Internet?… nunca jamás, donde esté la Enciclopedia Británica…¿Yo darme de alta en FB?… nunca jamás, si éso debe ser un cotilleo. ¿Yo tener un blog?… nunca jamás, si no tengo nada que decir.

En estos momentos, me encuentro con que tengo móvil desde hace casi veinte años, tengo un portátil que me llevo a cualquier sitio donde vaya a estar más de una semana, estoy en FB, y además tengo este blog. Todo esto demuestra que no soy una persona de palabra inamovible, y que además me dejo seducir por las ventajas de las nuevas tecnologías.

Y ahora, me encuentro de nuevo en la encrucijada con los soportes de libro electrónicos. Para mí, exlibrera y sobre todo lectora apasionada, además del contenido del libro, me gusta el tacto, el olor, subrayar lo que me sorprende, estamparle mi ex libris, ponerle la fecha de compra, la librería donde lo compré, para convertirlo en un tesoro, mi tesoro.

Sin embargo he de reconocerle -al libro electrónico- sus múltiples ventajas, sobre todo ahora que vivo en un lugar menos espacioso, ahora que me he podido traer sólo una tercera parte de mi biblioteca personal, ahora que hago viajes rápidos a Madrid con mi fiel compañera «la lectura», ahora no sé qué decir, pero sí sé que ahora no diré nunca jamás, por si acaso.