La librería de Chelo

Este es el blog de Chelo Puente, donde descubrirás algo sobre mí a través de las palabras escritas y leídas.

Lo que pudo haber sido…

Deja un comentario

Un viernes, nada más abrir por la tarde, una chica treinteañera se paró en nuestra caseta y compró un libro, la atendió mi joven compi. Cuando fue a pagar lo hizo con un billete de 20 euros, que tenía escrito un número de teléfono móvil…

– Perdona, pero en el billete tienes anotado un número de móvil -le dijo mi compi.
– Ah, no, no es mío, no lo he anotado yo.
– Vale, te lo decía por si te pudiera hacer falta.
– No, pero… pensándolo bien, dame el billete a ver qué número es. Voy a llamar, no vaya a ser que sea del hombre de mi vida -cogió el billete, su móvil y llamó- Pues no, era de una chica extranjera y no me entendía… no ha habido suerte -dijo ella.

Pagó su libro con el billete y se marchó. Yo estaba sorprendida del atrevimiento de la chica, y le dije a mi joven compi… esta chica, mira que llamar así, sin más… no sé… no, ¿por qué? si le sale bien hubiera tenido plan para esta noche -me contestó. Entonces recordé lo que una vez me dijo un amigo… a veces piensan si habrá otra oportunidad… y pensé… creo que me hago mayor…

Autor: Chelo Puente

Aprender que con certeza, nada tengo que no me des, a conseguir que el corazón se conmueva siempre por el frágil gesto de la belleza. Aprender que sólo soy si tú existes, y es esta la medida que quiero y me define. Aprender para saberse desprender, he aquí el viejo secreto. Aprender... (Fragmento de "Aprendre", poema de Lluis Llach)

Déjame tu comentario, gracias.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s